Más de medio millón de euros de 'regalo' a los diputados: no trabajan, pero sí cobran las dietas

  • Dinero
  • 03-01-2022 | 09:01
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera
Este 'suplemento' de los diputados del Parlamento ya fue muy criticado por la opinión pública durante el confinamiento de 2020, pero nada ha cambiado.


Tal y como determina el artículo 61 del Congreso de los Diputados, los representantes de la Cámara Baja se reunirán, durante el año, siguiendo dos periodos de sesiones: de septiembre a diciembre, y de febrero a junio. 

Dos periodos que dejan a los 350 diputados del Parlamento español con tres meses de inactividad parlamentaria, a no ser de que se determinen reuniones de carácter extraordinario: así pues, enero, julio y agosto son meses de 'vacaciones' para los políticos españoles.



Eso sí, vacaciones pagadas... y muy bien pagadas: y es que, a pesar de que su actividad como representantes del Congreso sea prácticamente nula durante este mes de enero, los diputados percibirán su salario íntegro, con un sueldo base de 3.050,62 euros.

La letra pequeña de la reforma laboral desnuda la manipulación de Yolanda Díaz



Sueldo al que se sumarán las indemnizaciones, más conocidas como dietas, que cobran los representantes de la Cámara Baja por los desplazamientos que deban realizar en su papel representativo, o por los gastos originados por las mismas causas. Así pues, aunque los diputados estén durante este mes de enero en sus domicilios de 'vacaciones'...  cobrarán unas dietas que oscilan entre los 935,37 euros y los 1.959,62 euros mensuales.

Dietas que suponen una media de 1.450 euros mensuales por diputado, lo que asciente a más de medio millón de euros que las arcas públicas 'regalarán' a los representantes del Parlamento durante este mes de enero sin actividad parlamentaria.



Nada ha cambiado desde el confinamiento

No es la primera vez que estas dietas por traslados y por gastos de movilidad se convierte en una polémica dentro de la opinión pública española debido al alto coste que supone para las arcas del estado sin finalidad parlamentaria alguna. 

Y es que, durante el confinamiento obligatorio impuesto por el Gobierno de España durante los primeros meses de la pandemia del coronavirus, los diputados de la Cámara Baja, al igual que el resto de ciudadanos españoles, se quedaron encerrados en sus hogares, sin acudir ninguno de ellos al Congreso.



El 2022 volverá a ser una pesadilla para la mitad de los autónomos... y aún puede ir a peor

Una ausencia en la que, sin embargo, todos los diputados siguieron cobrando sus dietas, a excepción del diputado del PSOE por Guipúzcoa, Odón Elorza, quien renunció voluntariamente a sus 1.900 euros de dietas mensuales por ser diputado fuera de Madrid.

Dietas que en el primer semestre de 2020 generaron un fuerte enfado de la ciudadanía española, que ve ahora cómo, a pesar de la brutal crisis económica que atraviesa el país debido a la pandemia, y ante la subida de impuestos recaudatorios propuesta por el Ejecutivo socialcomunista, los diputados del Congreso mantienen sus dietas a salvo en sus bolsillos, a pesar de que su finalidad no se vea cumplida en este mes de enero.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario