Manuela Carmena y su desconocido paso por los calabozos: fue detenida varias veces

  • Política
  • 14-06-2022 | 07:06
  • Escribe: Enrique Sanz
La expolítica y exjueza ha tenido una parte turbulenta en su pasado


Manuela Carmena está consolidada como una de las figuras que más impacto ha tenido en nuestra política, ya sea para bien o para mal. Cuando anunció su candidatura a la alcaldía de Madrid, allá por 2015, nadie pensaba que podría derrotar a quien había gobernado durante tantos años en la Comunidad y que conocía la política madrileña como la palma de su mano.

Sin embargo, contra todo pronóstico, Esperanza Aguirre no logró reunir los apoyos suficientes y Manuela Carmena se consolidó en el Palacio de Comunicaciones como la nueva regente de la capital de nuestro país. Durante su mandato, una de sus medidas más recordadas fue la implantación de Madrid Central. Estas restricciones a la circulación de vehículos con una cierta antigüedad por las zonas más céntricas de la capital y la peatonalización de determinadas avenidas ha sido continuada y perfeccionada por el siguiente inquilino del Palacio de Comunicaciones: José Luis Martínez-Almeida.



Pero Manuela Carmena no solo es una figura de luces. También tiene sus sombras, puesto que ha tomado decisiones en su vida que la han colocado en el lado incorrecto de la historia. En una ocasión, reconoció haber militado en el Partido Comunista, pero acabó disgustada por varios motivos. Tal y como la propia Carmena reconoció, se alejó del Partido Comunista debido a la organización misma del partido y al "espectáculo sensible y emotivo" de los mitines. Tomó la decisión correcta en aquel momento alejándose del Partido Comunista.

Pero la exjueza ha sufrido unos pequeños incidentes que la han colocado en el punto de mira nuevamente, puesto que apenas nadie recordaba que una figura como Manuela Carmena pudiera haber estado entre rejas. Lo cierto es que sí estuvo encerrada en varias ocasiones en una de las cárceles más duras y peligrosas de la dictadura en la capital: la Dirección General de Seguridad.



Carmena, todavía bajo el tóxico influjo comunista, mantenía la claridad necesaria como para hacer oposición a la dictadura. Estas labores y esfuerzos le causaron más de un problema con la policía política represora del franquismo, que la encerró en numerosas ocasiones en los calabozos del cuartel de Sol de la Dirección General de Seguridad.

Estos calabozos eran, con diferencia, una de las instalaciones penitenciarias más duras establecidas durante los 40 años de dictadura, donde los policías afines al régimen torturaban y dañaban a los presos sin piedad alguna, saltándose todas las normas sobre Derechos Humanos y obviando los preceptos y parámetros de la Convención de Ginebra.



Estos arrestos continuados provocaron en Carmena un alejamiento del "folclore" del Partido Comunista y la fijación de un objetivo: acabar la carrera judicial para poder luchar por establecer un sistema de justicia equitativo y con las mismas formas de trato para todos los ciudadanos que se vieran obligados a pasar por él. 

Sus relación con los presidios no acabó en su oscura época de presa política, puesto que, ya como jueza, estuvo durante largos años ejerciendo la vigilancia penitenciaria, donde luchó para acabar con lo que ella había sufrido en la época más turbulenta de nuestra historia más reciente: los abusos policiales y la eliminación de los derechos de los presos.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario