Madrid tumba el liderato empresarial de Barcelona

  • Dinero
  • 15-01-2019 | 08:01
  • Escribe: Pedro Riscal

La inversión se desploma en Barcelona mientras Madrid disfruta de un incremento espectacular.


La radicalización del separatismo de una minoría de la población catalana haciendo uso de la violencia ha tenido consecuencias graves para la economía catalana. Lo que en su día fue una comunidad próspera, llena de vitalidad y con un futuro envidiable sufre los negros nubarrones de una incertidumbre que se ve reflejada en su realidad económica. Las empresas se van, se pierde riqueza, existe miedo a invertir en Cataluña... Y Madrid, sin comerlo ni beberlo, ha sido la gran beneficiada.

Madrid se come a Barcelona

Durante 2018 Madrid incrementó en un 6% el ritmo de la creación de empresas. En ese mismo periodo, Cataluña sufrió un bajón del 7,6 % respecto al año anterior. El Procés ha hecho daño. Mucho daño. En 2018 se crearon en Cataluña 17.383 empresas, la cifra más baja desde 2012. Paralelemante, la Comunidad de Madrid, con 21.628 empresas nuevas creadas en 2018, experiementó un aumento del 5,6% respecto al año anterior. (Las empresas siguen huyendo de Cataluña y su separatismo)


Barcelona, que llegó a ser el motor económico de España, está condenada ahora por los separatistas a ejercer de comparsa y someterse al liderazgo de Madrid, que le ha pasado la mano por la cara a Cataluña, con una oferta de tranquilidad, estabilidad y calma, que las empresas catalanas no pueden ofrecer. Otro dato: Cataluña representa el 16% de la población de España y el 18% de las empreas creadas. Madrid engloba al 14% de la población española y el 23% de las empresas creadas. Y todo gracias al Procés.

No es España la que roba

No es España la que roba. Es esa minoría catalana que ha conseguido viciar el aire que se respira en Cataluña. Esa minoría que ha echado de Cataluña a 4.480 empresas en poco menos de año y medio desmintiendo a Artur Mas en su papel de telepredicador, cuando embaucaba al personal garantizando que las grandes empresas multinacionales extranjeras se pegarían por afincarse en la república catalana. Y las ya presentes, seguirían pegándose por defender su posición. ¡Ni una hostia! Todos de acuerdo. Todos fuera. Y los herederos de Mas, que sigan incordiando lo que quieran, pero no a ellos.


Siempre les quedará cargarle la culpa a España, concretamente al decreto de Rajoy que facilitaba los trámites de cambio de sede o el mismo Rey, que también ha salido escaldado por la propaganda separatista por este tema. La única verdad es que el miedo a la incertidumbre que genera el independentismo y la política anti inversionista de Ada Colau se han cargado la tendencia al alza de una Cataluña próspera que iba a más. (20 de las empresas del Top 100 abandonaron Cataluña tras el 1-O)

El daño causado tardará en curarse

Los expertos en el tema estiman que el daño causado tardará como mínimo una década en repararse, siempre y cuando el panorama de calem de forma inmediata, algo que, dadas las circunstancias, parece imposible a día de hoy. Ya se sabe, sin empresas no hay puestos de trabajo, y sin trabajo no hay impuestos que recaudar para redistribuirlos. Cuando el dinero no circula no queda más salida que el desorden callejero.

Grandes familias nacionalistas catalanas, como los Carulla, han preferido dejarse de monsergas y, cuando se trata de su dinero, salir por piernas de Cataluña. Los expertos calculan que más de 32.500 millones en depósitos han volado de Cataluña sin intención de volver.

Han regresado 20 de 4.480 empresas fugadas

La consejera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, ha defendido que ya han vuelto 20 empresas a Cataluña. De 4.480 empresas fugadas han vuelto 20. No parece motivo suficiente para sacar pecho. Pero buenas son las 20 para el separatismo, que minimiza el asunto soltando que "sólo el 0, 56% de las 620.000 empresas censadas en Cataluña se han ido". El que no se consuela es porque no quiere. (13 empresas se fueron de Cataluña la pasada semana por culpa de Torra)

Pero el goteo no se detiene. La última semana fueron 11 las empresas que optaron por largarse de Cataluña: Aiser-Pacsa, de El Prat de Llobregat; Guadabrava, de Barcelona;  Hospitalet Credit, de Hospitalet de l’Infant (Tarragona); La Trocadero Store, de Viladecans; Muvhaus, de Malgrat de Mar;  Parallels Iberia, de Barcelona; Prosava Seguridad, de Sant Cugat del Vallès; Proyectos Vendecar, de Barcelona; Senda Insular, de Hospitalet de Llobregat; Sports Global Management, de Barcelona; VH Trato, de Amposta (Tarragona). 

Barcelona y Cataluña pieden peso en el sector hotelero

Ahora mismo Barcelona no concede permisos para construir hoteles, mientras Madrid vive su edad de oro en el sector. Y eso que se sabe que hay inversores que llevan más de un año esperando a ver cómo evoluciona la situación con la esperanza de implantarse en Barcelona, pero no hay manera. Ellos siguen con el 'wait and see', esperando que se cumplan unas promesas que no llegan. Cuando no es el ambiente irrespirable son las trabas burocráticas las que expulsan a los empresarios y posibles empresarios del paraíso (?) de Torra. (La inversión hotelera se desploma en Barcelona)

Y mientras tanto en Madrid se suceden las grandes operaciones: Hard Rock, Four Seasons, Hotel España de Riu... El sector hotelero movió en Madrid en 2018 632 millones frente a los 232 de Barcelona. Los inversores destinaron 4.810 millones el año pasado en el sector hotelero. La inversión se ha desplomado más de un 50% en 2018 en la provincia de Barcelona, hasta 244 millones, dejando su presencia a un 5% de la inversión global. Una cifra ridícula para el potencial catalán en el sector, históricamente líder y puntero. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario