Macabro hallazgo en una playa: el submarinista se quedó impactado

  • Sucesos
  • 06-07-2022 | 07:07
  • Escribe: Enrique Sanz
El encontronazo con este descubrimiento le heló la sangre


La sesión de submarinismo de un buceador zaragozano parecía transcurrir con normalidad. Disfrutaba de una plácida estancia en el agua de la playa de Torredembarra, cerca de Tarragona, nadando pacíficamente y disfrutando del paisaje marino que le rodeaba. Mientras este aragonés buscaba conchas y otro tipo de baratijas marítimas, se encontró con un elemento que no debería haber estado ahí.

Mientras buceaba buscando conchas y piedras con formas y colores peculiares, encontró una calavera. El impacto del hallazgo fue tal que tuvo que retomar la respiración un par de veces antes de poder confirmar que, efectivamente, aquel buceador aragonés había encontrado un cráneo humano en el fondo de la playa de Torredembarra.



La llamada a las autoridades policiales no se hizo esperar. La Guardia Civil, que tiene la competencia en todos los hallazgos realizados en el mar, se hizo rápidamente cargo del caso. El submarinista, buscando conchas, detectó una que podría ser especialmente rara. Cuando comenzó a cavar en el lecho marino, se dio cuenta de que había extraído un cráneo humano, sin mandíbulas ni piezas dentales

Guardándolo en su red, el buceador lo llevó hasta tierra firme y allí alertó a las autoridades. La Policía Judicial se personó con rapidez en el lugar para tomar declaración al submarinista y requisar el tétrico hallazgo del buceador zaragozano. Ahora comienza la parte más complicada del caso: identificar a quién pertenecen estos restos óseos.



La oleada de violencia y crímenes que vive Cataluña no es de gran ayuda precisamente. La localidad de Torredembarra es una de las más agitadas de toda la Generalitat, por lo que los investigadores deben estar concentrados totalmente para no cometer ningún error. Asimismo, la identificación de los restos óseos se complica debido a la falta de mandíbula y la erosión causada por los propios elementos marinos, que pueden alterar el resultado final de las pruebas con un margen de error todavía desconocido por los investigadores.

Aun así, la Guardia Civil ha encontrado un pequeño resquicio por el que comenzar las pesquisas: las pruebas de ADN y su comparación en una base de datos policial todavía deberían poder permitir la identificación de estos restos óseos. La ausencia de resultados sería un paso atrás en la investigación, en torno a la que comienzan a elaborarse diversas hipótesis



La que más fuerza ha cobrado es la que se remonta a las riadas de 2019, cuando este fenómeno climático arrasó con una localidad catalana cercana a la playa de Torredembarra. Los investigadores ven factible que el cráneo haya sido arrastrado hacia la playa por la fuerza del agua. En aquel trágico evento fallecieron cinco personas, pero solo tres cuerpos pudieron ser rescatados por los equipos de emergencia. La Guardia Civil cree estar ante una de las dos víctimas restantes de aquellas riadas.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario