Los últimos acontecimientos cambian todo y el Madrid echa el freno a una renovación

  • Deportes
  • 14-04-2022 | 07:04
  • Escribe: Blanca Torres
El magnífico rendimiento de Camavinga y de Valverde, junto al bajo rendimiento de Kroos en los últimos tiempos ralentiza la renovación del jugador bávaro que finaliza contrato el año próximo


Poco más se puede añadir sobre la intachable trayectoria de Toni Kroos en el Real Madrid. Su presencia en el equipo blanco desde el año 2014 se encuentra plagada de éxitos rotundos tanto individuales como colectivos.

Nadie en el equipo blanco duda de la calidad del centrocampista alemán que ha sido internacional más de 100 veces con la selección alemana de fútbol. Su excelente técnica, visión de juego, así como su golpeo sublime de la pelota le han hecho recibir estupendos calificativos en torno a su capacidad de juego.



Tanto es así que es considerado por muchos como uno de los componentes del mejor centro del campo del mundo, a pleno rendimiento, junto a sus compañeros de equipo Casemiro y Modric.

El denominado “frío alemán” o el “francotirador” o incluso el “arquitecto” tiene 32 años y últimamente ha tenido problemas con las lesiones que le han impedido desarrollar su mejor fútbol. El pasado martes, en cuartos de final de la Champions el futbolista alemán fue sustituido cuando el Madrid era incapaz de atajar el vendaval de juego del Chelsea.



Tras la remontada, ha sido unánime el reconocimiento a Ancelotti por dotar al equipo de más energía dotando al equipo de la juventud y vitalidad de Camavinga o Rodrygo.  El extraordinario comportamiento de Camavinga junto al de Valverde en los últimos partidos demuestran que se encuentran preparados para sustituir a cualquiera de los miembros del mítico centro de campo madridista.

Tal reconocimiento puede hacer ver con más calma la próxima renovación de Toni Kroos cuyo contrato vence el próximo año. Toni es muy querido en el Madrid y se desea que continúe con el equipo blanco muchos años más pero la edad y el buen comportamiento de los jóvenes halaga, por un lado, y hace pensar, por otro, que no sea tan necesaria esa renovación o, al menos, para mucho tiempo.



El final de temporada es el período que se suele utilizar para hacer balance pero el estado de forma del alemán, al menos en los últimos partidos, junto al mal gesto que tuvo el pasado martes al ser sustituido por Ancelotti posibilita un replanteamiento de la estrategia de su renovación.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario