Los turistas alucinan con el desalojo light de la acampada en Barcelona

  • Cataluña
  • 26-09-2018 | 11:09
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Los Mossos desalojan la acampada independentista, pero a medias: retiran mobiliario, pero permiten a los fanáticos republicanos seguir ocupando la Plaza Sant Jaume.


A las nueve de la mañana los Mossos d´Esquadra han recibido la orden de retirar de la Plaza Sant Jaume los elementos físicos de los manifestantes que han montado allí, frente al Ayuntamiento barcelonés y el Palau de la Generalitat, una acampada para hacer oír su voz sobre sus anhelos de República y la libertad de los políticos golpistas encarcelados.

Desalojo light

De cualquier forma, el desalojo ha sido light. Las fuerzas del orden han procedido a retirar tiendas de campaña y demás objetos depositados en la vía pública permitiendo a los manifestantes seguir en el lugar si esa era su voluntad, con lo que la anunciada acampada se convierte ahora en una concentración normal de personas de duración ilimitada.


Los independentistas que ha protagonizado la acampada ya han manifestado de forma mayoritaria su voluntad de permanecer en el lugar hasta que haga falta, aunque no dispongan ya de tiendas de campaña para dormir.

El desalojo llega apenas unos días antes de que se organice otra concentración con motivo del primer aniversario del 1 de octubre en la que diferentes colectivos sociales y políticos han anunciado que homenajearán a la Policía Nacional y Guardia Civil por su actuación el día del referéndum ilegal de hace casi un año.


Los acampados no han ofrecido resistencia, al margen de algún comentario grosero de protesta, y los Mossos han procedido a retirar el mobiliario sin apenas incidentes.

Los turistas han alucinado

Los turistas que en ese momento transitaban por la zona no salían de su asombro al comprobar el clima de tensión que generan los partidarios de la independencia en una ciudad con muchos atractivos turísticos que siempre se ha caracterizado por su hospitalidad y que ahora ha visto ensombrecido su prestigio por este tipo de manifestación que sólo sirve para empañar el buen nombre de la capital barcelonesa.



Curiosamente, dos miembros de la CUP, la concejal del ayuntamiento de Barcelona, Eulàlia Reguant, y la diputada del Parlament, Natàlia Sànchez, han acudido al lugar de los hechos para prestar su apoyo a la protesta y exigir la dimisión del coseller d’Interior, Miquel Buch. Y es que el independentismo está divido y no se aclaran entre ellos.

Los agentes han informado a los campistas que las pertenencias serían trasladadas a la comisaría de Sants, pero ha habido quejas por la forma de tratar los objetos. Han sido especialmente críticos al ver que metían todos los objetos en un camión de tratamiento de residuos urbanos y 

Natàlia Sànchez ha pedido explicaciones a loa agentes por entender que sus objetos eran trasladados a la comisaría de Sants en un camión de tratamiento de residuos urbanos. Y ha pedido al agente al mando que se entregara hoy mismo un inventario para evitar pérdidas de los enseres.

Lamentablemente, las fuerzas del orden catalana han tenido que ocupar su tiempo recogiendo los enseres de los radicales independentistas en lugar de cumplir con su trabajo de habitual.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario