Los siete pecados capitales de Gareth Bale en el Real Madrid

  • Deportes
  • 07-12-2019 | 08:12
  • Escribe: Francisco Rubio

Gareth Bale se ha convertido en el objetivo favorito de medios de comunicación y aficionados.


Gareth Bale nunca fue santo de la devoción de determinados medios de comunicación, que vieron en el galés el blanco perfecto para atacar al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Fue el mandatario madridista su principal valedor, y eso llevó a Gareth a estar permanentemente en el ojo del huracán a pesar de haber hecho grandes cosas por el club blanco.

La campaña orquestada durante mucho tiempo por cierto diario de la capital de España y por todo el grupo que lleva detrás (todos sabemos a quién nos referimos) se ha extendido a un sector de la afición y a otros medios de comunicación. Gareth ha cometido errores, pero sus verdaderos ‘pecados capitales’ fueron otros y a continuación vamos a detallar uno por uno. (Josep Pedrerol defiende a Gareth Bale tras su última y misteriosa lesión y se monta el lío en 'El Chiringuito').


El fichaje más caro de la historia del Real Madrid hasta Hazard

Gareth Bale llegó al Real Madrid en el año 2013 convirtiéndose en el jugador más caro de la historia del Real Madrid. 101 millones de euros costó su incorporación, superando la cifra que costó Cristiano Ronaldo. Esa ‘afrenta’ fue la que originó la manía de ciertos medios hacia su persona con el objetivo de atacar al presidente del club blanco de manera indirecta.

Tumbó al FC Barcelona y al Atlético en sendas finales de 2014

La primera temporada de Gareth Bale en el Real Madrid fue brillante. De la mano de Ancelotti, el galés cuajó un gran año convirtiéndose junto a Cristiano y Benzema en el tridente letal conocido como la BBC. Culminó la temporada con dos goles que valieron títulos, ante el Barcelona y el Atlético, en las finales de Copa del Rey y Liga de Campeones de 2014. Pueden comprender por qué toda la España antimadridista le tiene tirria desde entonces.


Le marca al Atlético hasta lesionado

Ante el Atlético de Madrid, el equipo favorito de una gran cantidad de periodistas de las redacciones de la prensa deportiva de la capital de España, repitió marcando gol en la final de la Champions de 2016. Lo hizo en la tanda de penaltis y en el estado en el que suele estar (y del que tanto protestan en determinados medios que quieren ver al Madrid palmando hasta a las canicas), lesionado. Otra más para el escozor antimadridista contra él. ¿No se han dado cuenta de cómo han aumentado los ataques desde que mandó a tomar viento a los aficionados del Wanda Metropolitano la pasada temporada?

Tricampeón de Europa con el Real Madrid

Si no tuvieron bastante con verle marcando en dos finales, todos esos madridistas tuvieron que verle marcando de nuevo en la final de la Champions de 2018, en la que fue el gran protagonista de la noche mágica ante el Liverpool en la que los blancos se alzaron campeones de Europa por tercer año consecutivo, un gran éxito colectivo histórico que dolió muchísimo a los tristes que solo viven para ver perder al mejor club del mundo (y viven poco).



Racismo y amiguismo en las redacciones españolas

Otras de las razones por las que en las redacciones españolas sienten tanto odio hacia Gareth Bale son el racismo y el amiguismo. Nos siguen vendiendo que no es de recibo que el galés todavía no pueda comunicarse en castellano con sus compañeros y no se integre y le atacan por ello en un comportamiento claramente racista, pero lo que de verdad les duele es que Gareth no concede entrevistas y no es su amigo, como sí es el caso de futbolistas que durante mucho tiempo han competido con el ex del Tottenham por un puesto titular. El vestuario está con Gareth, por lo que esa falta de integración no es más que otro invento.

Gales, golf, Madrid, en ese orden

La polémica del Gales, golf, Madrid no es más que la respuesta que Gareth ha pretendido dar hacia todos aquellos periodistas que han intentado machacarle. Ni mucho menos quiso ofender a la afición del Real Madrid, y de hecho en recientes declaraciones confirmó que confía en recuperar la confianza de la gente a base de fútbol y goles, lo mismo que ha ofrecido los últimos seis años con mayor o menor regularidad.

La campaña no puede con él

A todos los que quieren hundirle les molesta que después de todo este tiempo todavía no hayan conseguido que el Real Madrid le venda, su objetivo desde el minuto 1 en que llegó. Dirán que pasa mucho tiempo lesionado, dirán que no se esfuerza por integrarse y que desaparece de las convocatorias a su antojo. Todo mentiras. Los verdaderos pecados capitales de Bale en el Madrid son éstos: sus grandes éxitos y la frustración de los que se los han ‘comido’ con patatas.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario