Los sediciosos catalanes están de enhorabuena tras lo que dijo Pedro Sánchez en TVE

  • Cataluña
  • 21-01-2020 | 08:01
  • Escribe: Pablo Ruiz

El presidente del Gobierno abre la puerta a rebajar las penas por sedición en el Código Penal


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha abierto la puerta a revisar el delito de sedición en el Código Penal por entender que no es homologable a los delitos que se contemplan en otros países europeos.

Lo ha hecho en su primera entrevista como presidente del Gobierno concedida a TVE.


Precisamente el delito de sedición es por el que han sido condenados los dirigentes independentistas en el Tribunal Supremo.

Ya en 2018 ERC presentó una proposición de Ley en el Congreso de los Diputados para suprimir el delito de rebelión y el de sedición del Código Penal para quienes declararan la independencia de una parte del país o para quienes convocasen o promovieran referendos careciendo ilegales.


"Hay que ir paso a paso a paso", ha respondido Sánchez al ser preguntado si tenía intención de promover una revisión del delito de sedición.

En su opinión, esta crisis con Cataluña ha demostrado que el Código Penal español no se corresponde con la época que ha tocado vivir a España y que no tiene delitos homologables a lo que ocurre en otros países europeos.



Por ello, considera que este debate se tendrá que abrir en el Congreso de los Diputados.

Al ser preguntado si mantiene su promesa de tipificar como delito la convocatoria de un referéndum ilegal, Pedro Sánchez no ha precisado y se ha limitado a decir que le gustaría que los independentistas catalanes abandonaran la vía unilateral. Dejando claro que será uno de los elementos de diálogo de la comisión bilateral.

De hecho, ha recordado que los escoceses, en los que muchas veces se miran los independentistas catalanes, han dicho que quieren un referéndum pero que jamás lo harán por vías ajenas a la Constitución.

Por ello, ha insistido en que el independentismo catalán debe ser consciente de que cometieron errores y fracturaron a la sociedad catalana.

"Si no cumpliera la ley estaría prevaricando" 

En cuanto a si desjudicializar el tema catalán significa impunidad para los condenados por el procés, Pedro Sánchez ha exclamado que "si no hiciera cumplir la ley estaría prevaricando".

Pero ha insistido en que hay que devolver a la política una crisis y un conflicto que es político y que los políticos no pueden esconderse detrás del Tribunal Supremo para dar una respuesta política que lógicamente deben dar los políticos y no el TS.

De hecho, afirma que ha habido quejas fundadas de magistrados del TS diciendo que ellos no son los responsables de dar una solución política a esta crisis política.

En este sentido, Sánchez cree que ha habido una dejación de funciones por parte de la política y se queja de encontrarse lo que llama una "crisis heredada" y que además, el PP no se corresponsabilice con ella.

Sánchez quiere ver a Torra en Barcelona 

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, propondrá al presidente de la Generalitat, Quim Torra, mantener una reunión en Barcelona en la primera semana de febrero, ha anunciado.

Torra exige esta entrevista bilateral antes de que eche a andar la mesa de diálogo entre los dos gobiernos pactada entre el PSOE y ERC en su acuerdo de investidura.

Ese pacto establecía que la mesa de diálogo que debe buscar una solución al "conflicto político" en Cataluña se debería constituir en los 15 días siguientes a la formación del Gobierno español, un plazo que no se cumplirá si la entrevista con Torra es en febrero.

Retrasa la formación de la mesa de diálogo

Sánchez ha minimizado el retraso y lo ha achacado a que la mesa de diálogo es con el Govern catalán, formado por Junts per Catalunya -que no fue parte del acuerdo de investidura- y ERC.

Sánchez ha defendido que esta mesa de diálogo, a la que ha vuelto a llamar como en el debate de investidura "comisión bilateral", trabaje en paralelo a la mesa de partidos en el Parlament.

Pero a pesar de las "hondas diferencias de partida", entre la autodeterminación que reivindican los independentistas y el autogobierno por el que aboga el Gobierno, confía en poder avanzar hacia una solución. "Nosotros vamos con la mejor de las voluntades", ha afirmado.

Tal y como establece el acuerdo con ERC, de alcanzarse un consenso en esa mesa de diálogo, las medidas acordadas se someterían a la validación de la ciudadanía catalana en una consulta.

Sánchez ha desechado la posibilidad de que la consulta preguntara de alguna manera a los catalanes sobre la autodeterminación porque lo que llegaría a la consulta sería un acuerdo, no lo que provoca "división".

Al independentismo en su conjunto le ha pedido un ejercicio de "autocrítica" porque hasta quien fuera el mayor de los Mossos en el referéndum del 1 de octubre, Josep Lluís Trapero, ha sostenido en su declaración este lunes en su juicio por rebelión que el procés fue una "irresponsabilidad".

Visitas a todas las CCAA

El jefe del Ejecutivo ha manifestado su compromiso de que ésta sea la legislatura del "diálogo territorial" y ha adelantado que se desplazará a todas las Comunidades Autónomas para entrevistarse con todos los presidentes autonómicos, no sólo con Torra, y hablar con ellos de "los problemas de la ciudadanía".

Si durante la campaña electoral Sánchez recurría a menudo a las discrepancias con Unidas Podemos sobre Cataluña para justificar su rechazo a gobernar en coalición con ellos, el jefe del Ejecutivo ha explicado su cambio de criterio por los resultados del 10 de noviembre, donde los españoles votaron, según su interpretación, por una "coalición progresista".
 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario