"Los que quitan lazos amarillos son paramilitares de extrema derecha que buscan provocar y humillar"

  • Cataluña
  • 27-01-2019 | 08:01
  • Escribe: Eva Martín

Adam Majó, ex militante del brazo político del grupo terrorista Terra Lliure, asegura que los 'quitalazos' son "paramilitares de extrema derecha que buscan crispar y humillar"




Adam Majó militó en el brazo político de Terra Lliure y ahora ocupa un cargo en el Govern, relacionado con los derechos civiles y… no es cachondeo. Otro payaso del procés, muy belicoso y que no sabe ni lo que dice. (¡¡El asesino de Terra Lliure Carles Sastre convoca una huelga general para dinamitar el juicio del 1-O!!).

El Director de la Oficina de Derechos Civiles y Políticos de la Generalitat declaró en el programa independentista Tot es Mou de TV3 que los que quitan lazos amarillos son “paramilitares” de extrema derecha, que buscan humillar. Los datos, que difundió en un reportaje sobre el incremento de la actividad de los grupos ultraderechistas en Cataluña, aseguraban que se han producido 328 agresiones de estos colectivos en dos años.



Los que quitan lazos amarillos lo hacen para “humillar”

Según Majó, la mayoría de este tipo de agresiones “eran de baja intensidad”, pero podrían ser más graves en un futuro. En su opinión, además de las brigadas de limpieza que quitan lazos amarillos, “nos preocupan más un tipo de agresiones que ha ido en aumento que son aquellas de estos grupos que con una organización paramilitar se desplazan cien o ciento cincuenta kilómetros, van a pueblos de mayoría independentista y allí se dedican a destrozar placas, esculturas, monumentos, a coger esteladas, hacen pintadas amenazadoras, quitan las pancartas que hay en los ayuntamientos, y esto lo hacen con un claro propósito de crispar, de provocar, de humillar”.

Le preguntaron cuántos grupos había detectado y Majó respondió: “Hemos detectado una veintena que estén identificados, que tengan un logo y un nombre (…). La mayoría de logotipos que se muestran son de grupos de limpieza de propaganda secesionista”. Majó, por supuesto, no respondió a la pregunta que le hizo Rafa López, ex diputado del PP, sobre la ocupación de la sede del PP por parte de la CUP, o el ataque de Arran a la redacción del diario digital Crónica Global, o sobre los escraches que sufren las carpas y actos de partidos no independentistas. 



Tuvo el morro de decir que estaban “abiertos” a “recibir denuncias”. La oficina de chichinabo que dirige Majó, define que el “nexo común de estos grupos” es su “españolismo radical”, que se “organizan de forma paramilitar y protagonizan acciones intimidatorias y roban objetos” y “representan una amenaza para el ejercicio futuro de derechos fundamentales”.

La definición de estos grupos es lo que hace el independentismo radical

Para más inri anima a denunciar a estos grupos de ultraderecha, “minoritarios pero muy activos y peligrosos” “porque si callamos damos la razón a los que dicen que hay un problema de convivencia” en la sociedad catalana. Que se lo hagan mirar. La definición de Majó sobre estos grupos es el vivo retrato de lo que hacen los independentistas por toda Cataluña, sin tener en cuenta para nada a los demás catalanes que no comulgan con el procés, y evidentemente, también lo hacen para crispar, provocar y humillar. Por lo visto los catalanes no independentistas no tienen derechos civiles ni políticos. (¿Por qué se le permite a este "trozo de mierda" llamado Toni Albà que insulte a todo el mundo?).



Facebook Twitter

Deja tu Comentario