Los 'misterios' del Roscón de Reyes, al descubierto: ¡¡Seis cosas que no sabes sobre él!!

  • Sucesos
  • 26-12-2019 | 05:12
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

Este delicioso dulce entraña más secretos que el haba y el regalo.


El Roscón de Reyes ha acompañado las celebraciones navideñas durante siglos.

El particular olor de este postre, unido a la fruta escarchada (amada por algunos, odiada por muchos), transporte inmediatamente a quien lo consume a la mágica noche de Reyes Magos.


Sin embargo, existen muchas curiosidades desconocidas de este placer gastronómico que degustamos una vez al año.

Su origen, una fiesta pagana

El Roscón de Reyes es originariamente de una fiesta pagana, que se remonta al siglo II a.C. A mediados del mes de diciembre, se celebraban "las saturnales", fiestas en las que los romanos homenajeaban al dios Saturno, y celebraban el final de la temporada agraria.


Con la llegada del Cristianismo, se adaptó este postre a la celebración de la llegada de los Reyes Magos de Oriente, adquiriendo el dulce su forma original.

El 'haba' daba buena suerte

El Roscón original era, en realidad, una torta, preparada con miel, higos, dátiles y frutos secos.



Más tarde, se añadiría la costumbre de introducir un haba dentro del Roscón, como símbolo de fertilidad y buena fortuna para aquel que la encontrara en su porción (sin hacer trampas).

La llegada del 'Premio'

No fue hasta el siglo XVIII hasta que apareció una segunda sorpresa en el Roscón.

Fue el cocinero del (por entonces) pequeño rey Luis XV el que introdujo una moneda de oro en el dulce del monarca. Desde entonces, la moneda se popularizó por encima del haba pagana. 

En España, fue el rey Felipe V quien introdujo esta nueva costumbre. Con el tiempo, la moneda pasaría a ser una figura de cerámica, pasando a ser la protagonista, dejando al haba como su antagonista.

Ni nata, ni fruta escarchada

Para todos aquellos defensores de la fruta escarchada, no. El Roscón original no llevaba fruta escarchada, sino que se trataba de un bollo seco espolvoreado con azúcar.

La fruta fue añadida después; y, ya en los años 60, apareció el Roscón de Reyes con Nata, el más consumido en España en la actualidad, con más de 28 millones al año (un 80% del total).

De España para el mundo

Fueron los españoles los que exportaron este característico dulce navideño a los países iberoamericanos, siendo actualmente muy popular en México y Colombia. 

En Europa, existen diferentes versiones del dulce, según el país y sus costumbres gastronómicas.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario