Los gustos gastronómicos de Mariano Rajoy: ¿qué le gusta comer al expresidente?

  • Política
  • 08-05-2022 | 06:05
  • Escribe: Enrique Sanz
El gallego tiene una curiosa relación con la cocina


Mariano Rajoy ha sido una de las figuras políticas más relevantes de nuestro país durante más de una década. Como diputado, como líder de la oposición o como presidente del Gobierno, el gallego ha aparecido día sí y día también en los televisores de los españoles hasta su retirada de la política como consecuencia de la derrota en la moción de censura que Sánchez montó contra él en 2019.

En todo este periodo de tiempo, Rajoy ha concedido muchas entrevistas de alto nivel político, pero pocas han tratado su vida personal, especialmente uno de los aspectos más destacados de su propia vida: la comida. El expresidente del Gobierno es gran aficionado a comer como buen gallego, y disfruta de los alimentos propios de su tierra como el albariño, el queso y la empanada gallega



Sin embargo, en una entrevista con Bertín Osbone, reconoció que su plato favorito son los mejillones. En la charla que se produjo en la cocina de la casa del cantante, Rajoy se confesó acerca del principal problema que detecta cuando ha solicitado que le sirvan tan preciado plato fuera de nuestras fronteras. "En Bruselas presumen de mejillones y le meten oleadas de salsas, mantequillas. Y el mejillón de verdad es cocido y con limón".

Como tantas otras cosas de la vida política y privada, el fuerte del expresidente no es la cocina. Precisamente en esta entrevista con Bertín Osborne, el político y el cantante tuvieron serias dificultades para poner en funcionamiento la placa de inducción con el objetivo de cocinar una olla con mejillones al vapor. Para abrir el apetito, mientras tanto, ambos disfrutaron de una empanada gallega típica que seguía la receta de su suegra.



La cocina y la política son comparables para Rajoy. A pesar de que durante su época universitaria apenas profundizó en este intrincado y complejo arte, reconoció que fue por falta de implicación. La cocina es, para el expresidente, "ponerle buena voluntad, y luego cada uno hace lo que puede". Aun así, en aquella ocasión no fue suficiente, porque necesitaron de una ayuda extra para poder encender finalmente la placa. Cuando Bertín Osborne preguntó a Rajoy si podía, él negó con la cabeza: "Yo te puedo echar un discurso, pero ayudarte a encenderla...".

Con todo, Rajoy ha sido uno de los personajes políticos más carismáticos y llamativos de las últimas décadas por diferentes motivos, ajenos o propios a sus decisiones como presidente del Gobierno. Esta nueva muestra de Mariano Rajoy como persona deja entrever un hombre entrañable que jamás dejó de ser presidente del Gobierno, a pesar de que supiera ser diplomático y elegante en la derrota y aceptar que había llegado el momento de retirarse de una profesión a la que se había dedicado más de treinta años.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario