Los excompañeros de colegio de Rufián le hacen un 'traje': "Era pedante y caía mal"

  • Política
  • 08-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
Diferentes compañeros de escuela y trabajo coinciden en este aspecto del político de ERC


Durante su estancia en el Congreso, Gabriel Rufián se ha caracterizado por sus espectáculos en las tribunas y por la impostada superioridad con la que se dirigía al resto de parlamentarios que se encontraban presentes. Esta actitud altiva e irrespetuosa también la ha aplicado fuera de la Cámara Baja de nuestro sistema político, y ha sido una constante en las relaciones interpersonales de Rufián desde sus inicios.

Ya en la escuela, en las edades más elementales, Rufián siempre se destacó por su brillante desempeño como estudiante. Sin embargo, sus compañeros le describían como una persona "tímida y reservada" de "aire subidito y bastante solitario". También comenzó a ser conocido por su tendencia a resultar pedante delante de sus compañeros de clase, exhibiendo sus conocimientos sin ningún reparo. Además, los aires de superioridad también fueron importantes en la construcción de la personalidad de Rufián, que los aplicaba por aquel entonces con la misma asiduidad que lo hace ahora en sus apariciones públicas.



El político de ERC comenzó a demostrar sus cualidades para la fanfarronería con la llegada de la educación superior, donde siguió dando muestras de su impostada superioridad y su pedantería. Además, fue afilando su sentido crítico para el espectáculo, que luego le resultaría realmente útil para actos tan bizarros como aparecer con una impresora en pleno Congreso de los Diputados.

Con todo, su ideología independentista y sus modos de actuar tampoco son plato de buen gusto para su familia, que consideran que la corriente ideológica y política a la que está adscrito Rufián son simplemente un negocio con el que lucrarse, y que si su abuelo estuviera vivo "se echaría a llorar al ver a su nieto pidiendo la independencia".



Las actuaciones de Rufían a lo largo de los años han demostrado que sus actitudes, que se podrían haber corregido con paciencia y una sólida educación en inteligencia emocional, han provocado diferentes malentendidos y altercados tanto dentro como fuera de su partido que han acabado marginándolo de la primera línea política. Esquerra Republicana, cansado de sus salidas de tono y constantes desplantes contra todo y contra todos, ha decidido apartarlo de los grandes escenarios políticos confiándole la pelea por la alcaldía de su localidad natal, Santa Coloma de Gramanet.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario