Los datos del efecto Xavi son espeluznantes y sonrojan a los palmeros del Camp Nou

  • Deportes
  • 23-02-2022 | 07:02
  • Escribe: Manuel Simón
La mejoría en el juego no ha servido para levantar los resultados y el rendimiento sigue siendo pésimo


Los aficionados del Barcelona vuelven a pasear por las calles con la cabeza alta, sacando pecho de su equipo encumbrando el ‘efecto Xavi’. Dos buenos partidos han bastado para que los culés se crean de nuevo uno de los mejores equipos del mundo. Ilusos.

Mientras Laporta sale a rueda de prensa a defender que el Barcelona puede ser campeón de Liga y que esta puede ser una gran temporada, la realidad es que el equipo está cada vez más lejos de conseguir algún título. Desde que echaron a Koeman y trajeron a Xavi, el Barcelona solo ha perdido competiciones y se ha distanciado de la cabeza de LaLiga. La careta de los palmeros del Barcelona se cae con solo mirar la clasificación.



Sin nada

Cuando Xavi desembarcó en el Camp Nou a principios del pasado noviembre, el Barcelona se encontraba vivo en todas las competiciones, a nueve puntos del Real Madrid, que ya era el líder de LaLiga por entonces. Tras cuatro meses con el técnico catalán, el Barcelona se encuentra a 15 puntos de los de Ancelotti y su lucha es acabar entre los cuatro primeros.

Por el camino, el Barcelona se ha dejado la Supercopa de España, en la que fue eliminado por los blancos en semifinales, y la Copa del Rey, expulsados por el Athletic en cuartos de final. La derrota ante el Madrid en Arabia Saudí fue vendida por Laporta y la prensa culé como un motivo de orgullo porque el equipo ‘compitió’. Semanas después, Frenkie de Jong le tapó la boca recordando que un club como el Barça no puede enorgullecerse de una derrota.



Pero sin duda, el punto más negativo del ‘efecto Xavi’ ha sido en Europa. Cuando llegó, solo necesitaba una victoria para clasificarse a octavos de la Champions, pero el equipo fracasó con estrépito y quedó relegado a la Europa League. En la segunda división europea, la situación no ha mejorado mucho para los de Xavi, que este jueves se jugarán la vida ante el Nápoles en Italia después del 1-1 de la ida en el Camp Nou.

Vivir al día

El ‘efecto Xavi’ solo se entiende desde el prisma de que, ahora, el aficionado del Barcelona vive del día a día y no se plantea analizar la situación en conjunto. Con las victorias, vuelven a ser el mejor equipo del mundo, el que mejor juega, y el principal candidato a LaLiga. Pero la realidad es que este discurso no les dura tres partidos seguidos.



Es cierto que el juego del Barcelona ha mejorado en las últimas semanas, sobre todo desde la riada de fichajes en invierno, pero se tratan más de excepciones que la tónica general del equipo. La montaña rusa del ‘efecto Xavi’ está ahora en un punto alto, pero poco tardará en volver a hundirse y a mandar a los palmeros de vuelta a la cueva.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario