Los 7 tipos de entrevistas de trabajo más habituales

  • Enciclopedia
  • 02-09-2021 | 08:09
  • Escribe: Redacción

Los reclutadores utilizan diferentes fórmulas para encontrar al empleado ideal. A continuación te contamos los tipos de entrevistas de trabajo más habituales




Una entrevista es una conversación entre un reclutador o empleador con un candidato para un puesto. Tiene como finalidad saber si la persona que está buscando trabajo encaja en esa empresa y cumple con los mínimos para trabajar en el puesto.

Es importante conocer todos los tipos de entrevistas que utilizan los reclutadores para ir preparado y salir de la charla dejando buenas sensaciones a la persona que tiene que decidir qué candidato se queda con el puesto de trabajo. A continuación, te contamos 7 tipos usados de forma habitual.



¿Cómo encontrar un trabajo de forma rápida?

Los 7 tipos de entrevistas de trabajo más habituales

Entrevista telefónica: el reclutador llama al candidato para mantener una breve charla en el que se suelen hacer preguntas básicas y rápidas sobre la experiencia, la formación y cualquier dato interesante. En caso de pasar el corte, el empleador le citará para una entrevista personal.



Entrevista estructurada: es la clásica. El reclutador va haciendo preguntas sobre la trayectoria y formación del candidato. Es bueno ir con una historia corta e interesante preparada para contarle al empleador lo más destacado y relevante.

Entrevista de caso: en algunas ocasiones, el reclutador pone casos prácticos a los candidatos para que lo resuelva en un tiempo determinado. A veces este tipo de entrevista se complementa con la estructurada.



Entrevista proyectiva: a través de preguntas, el reclutador intenta saber las verdaderas cualidades de una persona. Las cuestiones son, por ejemplo, por qué una persona puede ser despedida del trabajo o cómo motivar a los empleados. El candidato expresa su punto de vista y el empleador descubre si se acerca a la línea de la empresa o no.

Entrevista de competencia: el reclutador pide al candidato que ilustre sus competencias utilizando ejemplos reales. Es decir, como resolvió una situación de estrés o los detalles sobre un momento concreto en el que lideró a un grupo de personas. Esto ayuda al gerente a conocer tanto las competencias del candidato como su forma de actuar.



Entrevista de estrés: el propósito de dicha entrevista es sumergir al candidato en condiciones incómodas y ver su reacción. Serrar sillas para hacer caer al candidato, discutir groseramente la apariencia de una persona, fumar en la cara y decir palabrotas, son algunas de las cosas con las que se puede encontrar el candidato. Los empleadores decentes no usarán este formato por lo que nuestro consejo es que se vaya de allí inmediatamente si se ve envuelto en esta entrevista.

Entrevista grupal: cuando la empresa quiere contratar a varios empleados suele recurrir a las entrevistas grupales. Cada candidato se presenta, se informa sobre las condiciones del puesto y se suele hacer un ejercicio práctico para ver las cualidades de cada uno.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario