Lo que hizo Ancelotti en la prórroga ante el City demuestra por qué es el mejor

  • Deportes
  • 05-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
El técnico italiano dio una nueva 'masterclass' de dominio futbolístico


El partido contra el Manchester City fue una verdadera prueba de fuego para el Real Madrid. Tanto jugadores como técnico tenían la bendición oficial de la afición madridista, que recibieron en Cibeles con la celebración del título de LaLiga. Al grito de "sí se puede", los madridistas insuflaron los primeros ánimos a sus jugadores varios días antes de que llegara el partido clave.

La dramática situación que se vivía en el Bernabéu en el minuto 89 parecía indicar que el Real Madrid había quedado eliminado de la UEFA Champions League. El gol de Mahrez en el minuto 76 había pulverizado las esperanzas de remontada del conjunto blanco, que se había mantenido firme en defensa hasta ese instante y no había permitido que el City marcara ningún tanto.



A pesar del buen desempeño en defensa, el mediapunta argelino perforó la red con un zurdazo a bocajarro ante el que nada pudo hacer Courtois. Podría parecer que el conjunto blanco decía adiós a la campaña europea, pero el Bernabéu ahogó la celebración de los aficionados del conjunto inglés y entonó los cánticos de siempre para levantar a su equipo y recuperarlo anímicamente de un golpe tan incapacitante. El resto es historia. Rodrygo Goes, el nuevo 'Mr. Champions', salió desde el banquillo para apagar la fiesta de los 'citizen' y mandar el encuentro a la prórroga con dos goles en dos minutos

En este momento, se produce un hecho clave que cambia significativamente el devenir del partido. Ancelotti, consciente de que el encuentro se decidiría en el tiempo extra, se volvió al banquillo para hacer los cambios que quedaban. Y en esa toma de decisiones tan complicada, solicitó la ayuda de los veteranos del conjunto blanco. Kroos y Marcelo fueron los asistentes de lujo del técnico italiano, que se dejó aconsejar por dos auténticos sabios del fútbol y leyendas blancas como el centrocampista alemán y el lateral brasileño.



El propio centrocampista alemán reconoció en declaraciones pospartido que, efectivamente, se produjo este momento. Kroos, que para nada puede considerarse como un jugador rápido en cuanto a ritmo, solo tuvo palabras de elogio para Ancelotti, especialmente en ese momento: "Esto le describe perfectamente como entrenador y es por eso que trabaja tan bien con el equipo".

El planteamiento de este trío de amantes del Real Madrid surtió efecto, y el club blanco se alzó con la victoria en la prórroga tras el patoso error de Laporte, que cometió una clara infracción en el área sobre Benzema. El galo no falló y desalojó al City del partido. El conjunto de Guardiola se quedó vacío y roto, sin respuestas en el campo ni en el área técnica, donde el entrenador catalán solo podía mirar frente a frente a su estrepitoso fracaso en Europa un año más.



Esta es la diferencia fundamental y lo que hace grande a un técnico por encima de otro, lo que marca quién es el mejor. El fútbol es mucho más que "generar juego" y tener mucha posesión. Además de un billón de dólares anuales y una superioridad impostada, también hay que tener fe y saber reconocer el talento y sabiduría futbolística. Y ayer en el Bernabéu no había "atletas", había jugadores dispuestos a pelear hasta el último minuto por un escudo que sienten como su corazón propio.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario