Le preparan una emboscada a Carmena en Barcelona

  • Cataluña
  • 18-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Pedro Riscal

La CUP, con cero concejales en el Ayuntamiento de Barcelona, exige a la alcaldesa Colau que impida que Manuela Carmena pronuncie el pregón de las fiestas de La Mercè.


"En España no hay presos políticos, en absoluto"... ¡Lo que ha dicho Manuela Carmena! Ha enfurecido a la masa revoltosa independentista que sueña con adueñarse del territorio catalán para no tener que soportar la constante fiscalización que desde el Estado se hace de todas sus fechorías.

Manuela Carmena, la candidata más votada y perdedora en las elecciones a la alcaldía de Madrid, es de izquierdas. Como lo es Barcelona. Históricamente y ahora. Además, su edad inspira cariño y veneración. Por eso sentó muy bien que Ada Colau pensara en ella para pronunciar el pregón de las próximas fiestas barcelonesas de La Mercè. 


Carmena ha dicho que en España no hay presos políticos...¡y ha liado una buena!

Pero Carmena no sabe con quién se juega los cuartos cuando entra en el territorio devastado por Puigdemont, Junqueras, Torra y demás indeseables que han inoculado en un sector de la población (el que se ha dejado) el virus de la intolerancia llamado nacionalismo.

Carmena ha explicado que "el referéndum ilegal del 1 de octubre generó un nacionalismo español exacerbado del que beben organizaciones de extrema derecha como Vox". Y ha negado que el discurso del Rey del 3 de octubre tuviera algo que ver con el crecimiento de Vox, aunque admite que "pudiera ser que no estuviera afortunado".


La están esperando

Y pese a que se haya mostrado contraria a la prisión provisional aplicada a los insurrectos políticos catalanes, el hecho de que haya negado la existencia de presos políticos en el panorama catalán le ha servido para que le caigan hostias por todas partes. De hecho la están esperando. Las redes sociales han debatido entre la conveniencia de hacerle el vacío cuando lea su pregón ante la ciudadanía, o acudir en masa para reventarle el acto. Los partidarios de esta segunda opción parecen llevar la iniciativa. Las redes sociales, el principal aparato de propaganda del separatismo, echan humo ¡Se va a enterar esta Carmena!

Le están preparando una emboscada para que se arrepienta para el resto de sus días de la insolencia de sus palabras. Y es que en Cataluña no se puede hablar de políticos presos. Eso es cosa de España. En Cataluña son presos políticos. Está tan interiorizado el tema que hasta los suyos, los de Carmena, los "comuns" catalanes, se desmarcan de sus temerarias afirmaciones. Susana Segovia, la portavoz de los comuns, se ha hecho la sueca: «Siempre hemos dicho que creemos que son presos políticos, que deberían estar en libertad y que la única sentencia posible es la absolución».

La CUP exige con la representatividad de cero concejales

Los primeros en reaccionar han sido los de la CUP, que no existe en el Ayuntamiento de Barcelona. Tenían tres concejales y después de las últimas elecciones, cero o ninguno. Y con la autoridad moral que les proporciona su miserable representación en el ayuntamiento barcelonés se atreven a exigir a la alcaldesa que se cargue a Carmena y le impida pronunciar el pregón de las fiestas de La Mercè. Son así. Nadie les apoya, pero se creen los amos del mundo con licencia para hacer y deshacer a su antojo. Es lo que han hecho siempre.

Y personajillos de la cultureta catalana han salido de sus madrigueras para sumarse al clamor de la CUP. Por ejemplo el escritor Jordi Cabré, sobrino del ex alcalde convergente Xavier Trias (pillado con dinero en Suiza) y premio Sant Jordi de Literatura en 2018 (un galardón ideal para recompensar a los amigos). “iré al pregón a silbarla muy y muy fuerte. Qué asco“, ha dicho Cabré, esperando que su iniciativa tenga eco.

El boicot a Carmena está en marcha. Es el concepto que tienen de la hospitalidad. El de Dante Fachín, ex diputado de los Comunes-Podemos, que invita a la población a acudir al pregón para abuchear a la exalcaldesa de Madrid.

El antecedente de Elvira Lindo

No es novedad, de todas formas, que el patio separatista se revolucione ante un pregón de La Mercé. En 2006 lo pronunció Elvira Lindo, y tuvo la 'desfachatez' de hacerlo en castellano. Suficiente para que fuera sonoramente abucheada. Y es que ellos van a lo suyo como robots perfectamente fabricados para repetir el mismo mensaje mentiroso mil veces con la esperanza de convertirlo en verdad:  “una persona que culpa a todos los que defendieron las escuelas el 1 de octubre y los centenares de heridos en Barcelona de la extrema derecha no puede ser pregonera" y entienden que los las víctimas de la violencia policial “no se merecen esta pregonera“.

Es el peaje que hay que pagar en la Cataluña actual cuando alguien no se pone las orejeras y se sale del discurso políticamente correcto. Y es que en Cataluña la corrección es propiedad de unos pocos, los mismos que desconocen el significado de la discrepancia y la tolerancia.

 

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario