Las tres grandes pasiones de Salvador Illa fuera de la política

  • Política
  • 11-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
Así es el exministro de Sanidad y líder del PSOE catalán


Salvador Illa ha sido una de las figuras más polémicas de la política española en los últimos años. Aunque pudiera parecer que pasaría desapercibido cuando fue escogido como ministro de Sanidad, el devenir de la vida tenía otros planes pensados para él.

En el momento de su elección ya despertó alguna que otra suspicacia, puesto que Illa apenas tenía formación médica. Esta falta de preparación provocó que las críticas se centraran en él y en otros ministros del Gobierno que Pedro Sánchez había construido gracias al pacto con Unidas Podemos en 2019, cuando la formación socialista presentó una moción de censura contra Mariano Rajoy con el objetivo de desalojarlo de La Moncloa.



Durante la pandemia, Illa se caracterizó por delegar casi todas las apariciones públicas en Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Simón se convirtió en el personaje más popular durante el confinamiento y sus meses posteriores, debido a los reportes que el propio epidemiólogo hacía desde La Moncloa anunciando la evolución de la pandemia en nuestro país. 

Con la reorganización del Gobierno, Illa decidió apostar por la lucha por la presidencia de la Generalitat de Cataluña, objetivo que no pudo alcanzar debido a otra victoria del bloque independentista, que ha formado gobierno en la Comunidad Autónoma de la forma más inestable posible. Esto provoca que Illa esté confinado en la oposición y tenga algo más de tiempo para sus pasatiempos favoritos.



Uno de ellos es el running. El exministro de Sanidad siempre ha sido un apasionado de hacer deporte, por lo que siempre acude al paseo marítimo de Barcelona o por su pueblo para hacer kilómetros. Además, es seguidor de uno de los equipos de fútbol más importantes de Cataluña: el RCD Espanyol, protagonista de los derbis catalanes más intensos con el FC Barcelona.

Siempre que puede, Illa acude a su huerto para practicar otra de sus pasiones ocultas: la agricultura. En más de una ocasión, el líder socialista ha confesado tener un huerto en su hogar, que cuida con mimo con el objetivo de cultivar las mejores frutas y hortalizas. Esta es una tradición que ha recogido de su padre, y que combina con la lectura pausada de ensayos temáticos. En ocasiones, estos textos están en inglés, lo que ofrece una buena oportunidad para que Illa no deje de practicar el idioma.



La última pasión del exministro es viajar. Como ya se ha comprobado, Salvador Illa es un hombre muy activo, que prefiere pasar mucho más tiempo fuera de casa que dentro de ella. Suele frecuentar las zonas de playa, por lo que su apego a la costa catalana es más que normal, donde aprovecha todo el tiempo libre del que dispone para veranear. Poco más se sabe sobre un hombre que siempre ha sido discreto con su vida privada, aunque sí trascendió que tuvo un primer matrimonio del que nada se sabe hoy.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario