Las mujeres de Puigdemont y Cuixart, dos enchufadas con sueldos 'clasificados'

  • Cataluña
  • 13-10-2021 | 21:10
  • Escribe: Daniel Guerra

Las esposas de Carles Puigdemont y Jordi Cuixart, dos de los golpistas del 1-O, viven a cuerpo de reina a costa de todos los catalanes




El enchufe que hay en la Generalitat para sufragar los gastos de fugados e indultados afecta directamente a las parejas de muchos de los apesebrados independentistas, con las mujeres de Carles Puigdemont, Marcela Topor, y de Jordi Cuixart, Txell Bonet, como principales ejemplos. Tal y como publica Economía Digital, hace mucho que desde Ciudadanos intentan esclarecer los sueldos públicos de ambas, entre otras mujeres de indepes, sin éxito.

Posiblemente no hay caso más llamativo que el de la 'primera dama' del independentismo, la mujer de Puigdemont. Marcela Topor dirige un programa de televisión en la Xarxa de Televisions Locals, gestionada por la diputación de Barcelona. A cargo de dicha diputación están PSC y Junts per Cat. Se estima que Topor se embolsa unos 6.000 euros al mes.



El Consell per la República está más que muerto aunque Puigdemont y compañía celebren sus 100.000 inscritos: solo son el 10%

Ciudadanos pretende "adivinar cuánto cuesta colocar a todas las primeras damas del procés", tal y como explican, con Marcela Topor a la cabeza pero sin dejar pasar tampoco a otras como la mujer de Cuixart, la periodista Txell Bonet. Sus sueldos salen del bolsillo de los catalanes, mientras que personas cualificadas no tienen trabajo: "Hay muchos periodistas que pasan hambre y a las señoras de los presos que no les falte de nada", alegan desde la formación naranja.



"También podríamos hablar de Diana Riba, mujer de Raül Romeva, colocada como eurodiputada de ERC, pero este es un caso diferente porque la gente la ha votado y cobra del Parlamento Europeo. Puedes pensar que hay voluntad de colocación, pero no por la puerta de detrás como con los otros", rezan las fuentes citadas por Economía Digital.

La lista de enchufados es cada vez más larga

De todos es sabido que el independentismo reniega de cara a la galería de los enchufes, de la corrupción y de la injusticia, pero no se aplican el cuento. De hecho, ellos son los peores. ¿Cómo si no se explica que el programa de Marcela Topor cueste 300.000 euros al año teniendo en cuenta que solo tiene una audiencia de 122.000 espectadores?



El independentismo no es solo una ideología para ellos, es un estilo de vida en lo que a la economía se refiere. Todo el que puede chupa del bote hasta el límite, aprovechándose de las instituciones, vinculando a amigos y familiares en los partidos políticos que gobiernan, etc. La Generalitat tiene en la actualidad más de 500 personas enchufadas, entre algos cargos y eventuales. Cada año se gastan 9,3 millones de euros en personal eventual, cuyo trabajo no queda claro cuál es.

En algunos casos, incluso se intentan tapar los sueldos como sucede con las mujeres de los golpistas: sería demasiado escandaloso que todos esos números salieran a la luz.



Europa solo es un 'parche': Junqueras, tocado y hundido... y el siguiente será Puigdemont

El sistema está podrido, y Cataluña es la región donde más apesebrados se pueden encontrar: gente que no da ni golpe, que no hacen absolutamente nada pero que se lo llevan a final de mes porque tienen a un familiar o a un buen amigo en según qué partidos. En el caso de las mujeres de Puigdemont y Cuixart, la jugada no les podría haber salido mejor tras convertirse ambos en símbolos del bochorno del 1-O.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario