Las imágenes de los dos periodistas muertos en Burkina Faso ya circulan por las redes sociales

  • Sucesos
  • 28-04-2021 | 21:04
  • Escribe: Guillermo Vives




El periodista navarro David Beriáin y el cámara vaco Roberto Fraile han muerto asesinados en Burkina Faso, donde rodaban un documental sobre la caza furtiva. Habían sido dados por desaparecidos el lunes junto a otro periodista irlandés y a un miembro de las fuerzas de seguridad burkinesas. Las imágenes de los dos periodistas muertos han empezado a circular por internet.

Desde el MInisterio de Exteriores llegó la confirmación de que los cuatro habían fallecido en una emboscada contra la patrulla de policías locales contra la caza furtiva en la que figuraban los tres reporteros europeos. Su “ejecución” ha sido reivindicada por una coalición yihadista cercana a Al Qaeda.

"Hemos matado a tres blancos"

Los dos periodistas formaban parte de un convoy de 40 soldados en dos camionetas pick-up con ametralladoras y una veintena de motos. Durante el trayecto se bajaron de los vehículos para grabar unas tomas aéreas con un dron cerca de los enclaves PK60 y Kpengagboanga. Y en ese momento se produjo el ataque. “Hemos matado a tres blancos. También tenemos dos vehículos con ametralladoras y 12 motocicletas”, han anunciado los terroristas del JNIM



Beriáin, nacido en la localidad navarra de Artajona en 1977, había cubierto conflictos en Irak, Afganistán, Sudán, Congo y Libia; conocido para los amantes de los documentales gracias a su serie ‘Clandestino’ de Discovery Max, era muy respetado en la profesión por la seriedad y el rigor de su trabajo y porque era muy buen tipo. El cámara vasco afincado en Salamanca, Roberto Fraile, de 47 años, padre de dos niños, era el compañero habitual de Beriáin, aplaudido y respetado en el oficio por su pulso firme con la cámara y por su humanidad y empatía.

Ambos eran Reporteros sin Fronteras (RSF) y estaban trabajando en un documental sobre las dificultades de las autoridades de Burkina Faso para proteger los parques naturales frente a la caza furtiva. La ministra de Exteriores González Laya ha informado que se encontraban en una "zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos".



Se produjo un ataque por parte de personas armadas no identificadas contra una patrulla mixta de la unidad contra la caza furtiva en la provincia de Kompienga (este). Y allí encontraron la muerte.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Irlanda no ha confirmado oficialmente la muerte de su ciudadano Rory Young. España ha recurrido a la Unión Europea para presionar en el objetivo de aclarar los hechos y exigir responsabilidades.



En el convoy atacado viajaban también expatriados, quienes circulaban a bordo de un vehículo y motos y fueron asaltados en la reserva de Pama, informa Europa Press.

¿Ejecutados?

Al margen de los fallecidos hay tres heridos y cuatro desaparecidos, entre ellos los dos españoles y el irlandés. Tambien se ha sabido que hay imágenes de los cuerpos sin vida de los tres circulando en las redes sociales.



Los medios locales han informado que los tres fallecidos fueron ejecutados por sus captores, aunque también circula la versión de que habrían resultado heridos en la emboscada.

Burkina Faso sufre el repunte de los ataques de grupos yihadistas como la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS). En mayo de 2019, dos turistas franceses fueron secuestrados junto a su conductor, que fue asesinado, en el parque natural de Pendjari y fueron rescatados en una operación de las fuerzas especiales galas en el que murieron dos militares, apunta Europa Press.

Y el pasado lunes murieron cuatro militares del ejército burkinés junto al menos 13 personas fallecidas por una ataques perpetrados por grupos armados contra tres localidades del norte de Burkina Faso.

 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario