Las emocionantes palabras de Aless Lequio antes de 'marcharse'

  • Famosos
  • 21-09-2021 | 09:09
  • Escribe: Eva Martín

El hijo de Alessandro Lequio y Ana García Obregón fue un ejemplo hasta el día de su muerte: inspiración de vida y en la lucha contra el cáncer




Aless Lequio falleció el pasado 13 de mayo de 2020 víctima del cáncer. El hijo de Ana García Obregón y Alessandro Lequio dejó este mundo físicamente, pero su legado perdurará.



Paz Padilla se gana la repulsa de la audiencia por este desafortunado comentario sobre la muerte de Aless Lequio

Y lo hará por momentos como el que se puede ver en el vídeo que te traemos hoy, en el que se aprecia la actitud que siempre adoptó para hacer frente a la lucha contra el cáncer y para disfrutar al máximo su vida, aun sabiendo la gravedad de la situación.



"Me gustaría llegar a normalizar, incluso vulgarizar la palabra cáncer para que la gente lo vea como un simple diagnóstico médico más", explicaba Aless.

Su filosofía de vida era vivir al máximo, más conscientemente e intentando desdramatizar: "Esto es una enfermedad que, siendo realistas, desconoces las idas y venidas, lo único que te queda es tomarte todos los días como si fuera el último, que creo que es una filosofía de vida que debe aplicarse mucha gente", apuntaba.



Dos actitudes en la lucha contra el cáncer

En ese aspecto, Aless diferenciaba a dos tipos de enfermos de cáncer, los dramáticos y los luchadores: "Hay gente que se lamenta, dramatiza y se queda en casa llorando. Y luego está la gente que lo que hace es entender que es un obstáculo y poner el cronómetro para que su vida vuelva a ser normal lo antes posible", apuntaba.

También se refería a las consecuencias del tratamiento, como la caída del pelo: "Yo me río de la caída del pelo, entiendo que haya gente que le pueda impactar pero yo le puedo transmitir que le busque la chispa a la vida".



El último regalo que Álex Lequio ha dado a Ana Obregón

Aless Lequio adoptó una actitud positiva en su lucha, y aunque a la postre eso no le ayudó para recuperarse, sí le sirvió para vivir con una sonrisa en la cara los últimos meses de su vida.

Un ejemplo del que sus padres y seres queridos deben sentirse muy orgullosos, y que debe inspirar a todos aquellos enfermos de cáncer que alguna vez han pensado en rendirse.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario