Laporta da por hecho el fichaje de Haaland por el Madrid y se conforma con las 'raspas'

  • Deportes
  • 29-03-2022 | 07:03
  • Escribe: Enrique Sanz
Laporta vuelve a prestarse a un juego de malabares para defender la situación ruinosa de su club


Nuevo show de uno de los personajes más importantes del mundo del fútbol: Joan Laporta. El presidente del club que inventó el fútbol moderno del entrenador que lleva diez años sin ganar una Champions mientras que otros equipos que logran lo imposible y ganan cuatro Copas de Europa en cinco años y tres seguidas son ninguneados y atropellados por instituciones deportivas y estamentos arbitrales a partes iguales tanto dentro como fuera de las competiciones nacionales con el beneplácito de la prensa amiga.

Laporta concedió una entrevista al exigente medio de comunicación RAC-1, emisora de radio catalana que le puso muy complicadas las cosas a Laporta durante el tiempo que estuvo en antena. Uno de los temas más sonados en el Barcelona son los fichajes y el rendimiento que estos están otorgando al club, que parece haber escapado de una nefasta tendencia que le deja a doce puntos del líder y peleando por ganar la UEFA Europa League. Uno de los nombres que lleva sonando mucho tiempo en el entorno del equipo culé es Erling Haaland. A pesar del límite salarial negativo, el Barcelona de Laporta se resistía a abandonar la carrera por el fichaje del delantero noruego, pero la realidad es más bien otra. Y a Laporta no le ha tocado otra que destruir el sueño de ver a Haaland con la camiseta azulgrana: "En las condiciones económicas que se hablan, ni aunque pudiera hacerlo lo haría. Hay que fichar bajo un razonamiento del que ahora está alejado".



En esa misma entrevista, confirmando que la pugna por Haaland está entre el Manchester City y Real Madrid, el presidente de la entidad blaugrana ha preferido centrarse en la política de fichajes que está realizando desde que tomó el mando de un club que sigue en un estado ruinoso pero que se recupera milagrosamente gracias a factores desconocidos para el gran público y para gran parte de los analistas y opinadores del mundo del fútbol. Laporta, aprovechando la penosa situación económica de su club, que en otras circunstancias y con otro nombre en el estadio habría tenido un desenlace completamente distinto, se invistió de una humildad impostada para hablar ligeramente de los rumores que atan a los negociadores culés con los agentes de Robert Lewandowski y Mohamed Salah. Ambos acaban contrato en este mercado de verano y su supuesta negativa a renovar con sus respectivos clubes es una oportunidad de oro para el Barcelona, que tiene la opción de fichar a un jugador de élite y con una relevancia importantísima en el panorama del fútbol europeo y mundial. 

El Barcelona de Laporta no solo busca entre aquellos jugadores que acaban contrato, incapaz de pugnar por los grandes nombres del mercado a menos que sea tanteándolos porque acaban contrato y no desean prolongar su relación con el club en el que actualmente militan. Esa es la táctica de un presidente que disfruta de una sospechosa carta blanca y una permisividad pasmosa que el mundo entero parece haberle concedido a una entidad que no tiene el capital suficiente para mantenerse a sí misma pero que puede apostar por descartes de otros equipos desembolsando 55 millones de euros. Simplemente inexplicable.



Estas estrategias de constante análisis del mercado en busca de jugadores que quedan libres ha asociado también al Barcelona con otros dos jugadores: Andreas Christensen, del Chelsea, y Franck Kessié, que hoy milita en el AC Milan. A pesar de que los dos jugadores están prácticamente confirmados por el Barcelona y que los informadores más fiables coinciden en que es un secreto a voces su traspaso, Laporta juega nuevamente al despiste y afirma que tienen "a dos jugadores atados" pero sin revelar sus nombres. Como si hacerlo fuera a despertar el interés de otros clubes que, por ejemplo, están peleando por firmar a Kylian Mbappé, Erling Haaland y Aurélien Tchouaméni en el mismo mercado.

En materia de trueques Laporta también tenía algo que decir. Contó que el Barcelona ofreció un trueque Griezmann-João Félix el verano pasado, pero que los colchoneros se negaron a intercambiar un jugador joven y prometedor por otro que decidió abandonar el club ganándose la antipatía de la afición colchonera. A pesar de que luego haya vuelto al club rojiblanco como en la parábola del hijo pródigo. Laporta también señaló que los Wolves estarían intersados en un intercambio entre Adama Traoré y Francisco Trincão. El hoy extremo del Barcelona sigue interesando a su antiguo equipo, y los Wolves podrían dar a cambio al centrocampista portugués cedido por el conjunto culé.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario