La Unión Europea podría cerrar todas las estaciones de esquí este invierno

  • Política
  • 26-11-2020 | 19:11
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

La propuesta de Angela Merkel ya se ha encontrado con el rechazo frontal de Austria.


La lucha contra la segunda ola del coronavirus mantiene en alerta máxima a toda la Unión Europea, cuyos gobiernos nacionales buscan nuevas medidas que frenen el virus mientras esperan, con ansia, la llegada de la prometida vacuna del Covid-19.

Entre las medidas que se plantean, destacan ahora las que afectan a las vacaciones de invierno y a la celebración de la Navidad en las diferentes naciones, algo que, actualmente, se gestiona de manera nacional, y no europea.


Algo que podría estar a punto de cambiar, ya que la canciller alemana, Angela Merkel, ha propuesto un cierre total de todas las estaciones de esquí europeas esta temporada de invierno, evitando así desplazamientos y focos de contagio.

"La temporada de esquí se acerca y tenemos que anticiparnos" ha asegurado Merkel "No podemos permitir contactos y desplazamientos que son innecesarios cuando Alemania y otros países europeos todavía luchan contra la segunda ola de Covid-19".


Una afirmación que ha basado en los números que se registraron de la pandemia durante los primeros meses del año, ya que en el norte de Europa, los principales focos de propagación del virus fueron las estaciones de esquí, como la de Austria, que se convertía en el lugar de origen de más de medio millón de contagios.

Austria ya ha rechazado la propuesta alemana

La canciller alemana ha asegurado que intentará conseguir el voto unánime de todos los miembros de la UE, aunque ella misma reconocía poco después la dificultad de conseguirlo, ya que muchos de estos países tienen gran dependencia económica del turismo invernal.



Entre ellos, Austria, que ya ha mostrado su rechazo a la propuesta: "Nos oponemos a esa idea" ha afirmado el ministro austríaco de Finanzas, Gernot Blümen, "si la UE quiere cerrar las estaciones de esquí, deberá pagar por ello". Un pago de, aproximadamente, 2.000 millones de euros, que supliera las pérdidas calculadas del cierre.

Sin embargo, Merkel cuenta actualmente con el apoyo, al menos a priori, de Italia y Francia.

"Impedir los viajes en el seno de la Unión Europea está fuera de cuestión" declaraba el primer ministro italiano, anunciando que "todos los viajeros que regresen de vacaciones deberán someterse a un PCR y guardar cuarentena".

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, ya ha anunciado que Francia cerrará todas sus estaciones de esquí hasta el próximo año, a pesar de contar con el rechazo de la asociación nacional de estaciones de montaña (ASMSM), que ha tildado esta decisión de "precipitada y muy perjudicial para la economía de los Alpes".

Facebook Twitter

Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario