La UE no pasa por el aro y España sigue pagando los caprichos del fugado Puigdemont

  • Cataluña
  • 13-09-2021 | 09:09
  • Escribe: Redacción

El independentista busca sufragar los gastos del movimiento independentista y conseguir "descuentos" gracias a su puesto como eurodiputado.




El pasado 9 de octubre de 2020, Carles Puigdemont abandonaba su 'refugio' de Waterloo para participar, junto a Quim Torra y Artur Mas, en una celebración secesionista organizada en la localidad francesa de Perpiñán, refugio del independentismo fuera de las fronteras españolas.

Un viaje que ha vuelto a salir a la luz gracias a las investigaciones de la Guardia Civil, que ha interceptado mensajes entre el expresident y su hombre de confianza en la Generalitat, Josep Lluís Alay, demostrándose así que el viaje fue pagado íntegramente desde la Generalitat de Cataluña, a pesar de que se trataba de un viaje privado de Puigdemont y por tanto, no correspondía su pago desde las instituciones públicas.



Bajada de pantalones: Sánchez irá a la mesa de negociación ante la presión independentista

"Tus billetes y el coche alquilado los pagamos desde la Oficina. No se paga nada desde el Parlamento Europeo" destaca Alay en las conversaciones con el president.



Algo que no llegaba a encajar dentro de los planes de Puigdemont, que mantenía que se podria haber gestionado los pagos de tal manera que el Parlamento Europeo corriese con los gastos.

"Entendido, aunque la próxima vez lo podremos hacer si hay razones que justifiquen el desplazamiento [...] El Parlamento Europeo devuelve el dinero posteriormente, presentadas las facturas".



Un "descuento" para el ex president

Así pues, los billetes eran adquiridos desde la Oficina del ex president en Cataluña, y enviados a Puigdemont en PDF, incluyéndose el billete de tren para llegar hasta Perpiñán de una forma segura.

Billetes de tren que Carles Puigdemont asegura, en las conversaciones, podría haber conseguido con "descuento".



Junqueras prefiere volver a la cárcel a que le llamen 'botifler'

"Los billetes los he pasado con mi tarjeta. Tengo tarjeta de los trenes belgas y seguro que podríamos haber tenido un descuento por ser eurodiputado" afirma el independentista, demostrándose así que, a pesar de sus palabras de aliento a los radicales secesionistas, la 'hucha' del independentismo está en rebajas.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario