La trama contra Iberdrola: el tercer asalto de Galán

  • Dinero
  • 12-12-2021 | 09:12
  • Escribe: Redacción
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha dicho basta ya ante el pasotismo del juez García Castellón. Este viernes ha presentado recurso contra su citación prevista para enero


En algún cenáculo madrileño se ha puesto ya nombre al azaroso y hasta ahora exitoso juego en el que se desenvuelve o desenvuelven al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán. “Las tres en raya”.

Primero fue una empresa del IBEX que no pudo hacerle una ridícula OPA a la compañía vasca; luego la ministra Teresa Ribera; y ahora se ha apuntado el juez García Castellón. Lo asiste por la banda la Fiscalía General. Para que el folletín no fracase, en el juego participa también algún animador mediático.



Todo el mundo periodístico se ha dado cuenta de que aquí se ha producido una trama contra Iberdrola que está jugando con el pan nuestro de cada día. La periodista María Peral, la veterana informadora con mayor conocimiento y fuentes en tribunales, fue la primera en dar la noticia. El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha dicho basta ya ante el pasotismo del juez García Castellón. Este viernes ha presentado recurso contra su citación prevista para enero.

El recurso presentado por su abogado no da lugar a dudas: le citan por un caso que ha prescrito y tomando como única prueba acusatoria un documento falso depositado en una Notaria (?) por un ex trabajador de la casa que había salido rebotado de ella. Iberdrola se querelló contra él… Ya se sabe aquello “de los despachados, líbranos Señor”.



El Gobierno ha 'sangrado' a los españoles 1.100 millones para chiringuitos y nacionalistas

Según la periodista, el instructor, al que en la villa y corte de Madrid le tienen por vanidosón, algo egomaníaco y con aires de juez estrella, la causa contra la segunda empresa más importante del IBEX parece adormecerse y mientras la compañía vasca observa cómo sus adversarios (económicos, políticos y mediáticos) siembran sospechas y utilizan una suerte de “presunción de culpabilidad” con la que erosionar la reputación de la compañía.



De Galán nadie duda de que es un empresario de éxito -,ha multiplicado por cuatro el valor de la compañía española durante su mandato- pero pocos vacilan sobre su carácter rocoso y desafiante a quien interfiere torticeramente en su camino. La primera ministra de Ecología en el mundo que sorprendentemente quiso ponerle un impuesto a la energía ecológica sabe algo de esto. En Madrid y en Bruselas. Dicen que ahora Galán apoya al Gobierno porque, tras ganar aquella batalla, piensa más en España, sea cual sea su gobierno, que en colgarse medallas.

Y es que -pensará- como castellano viejo que uno acepta de mala gana que le insulten, pero que le metan la mano al bolsillo son palabras mayores. De hecho, la decisión del Gobierno de dar un hachazo a las eléctricas, rectificada después, costó a la compañía 20.000 millones de capitalización bursátil.



Es lo que ha debido entender el presidente de Iberdrola al conocer que, en una operación menor en Estados Unidos, donde opera desde hace años como la tercera eléctrica del país, ha sido cuestionada.

Uno de los argumentos ha sido precisamente el pleito interminablemente abierto en España. Es a raíz de ello por lo que en la compañía se barruntan que en la Judicatura le están haciendo “otro Sánchez”.

En las inmediaciones de la M-40 comienza a tomar cuerpo la teoría que apunta a una trama interesada en “congelar” este asunto para condenar al responsable de Iberdrola a la “pena de telediario” (entre otras cosas porque a otra pena es imposible).

Esa “pena” es la que le propina a diario un periódico digital que afila sus colmillos cada vez que oye la palabra Iberdrola. Este periódico tiene un amigo, directivo jubilado de Iberdrola, que nos cuenta que en la casa se mofan de dicha cabecera: “Ni los leen y cuando lo hacen se comen el veneno como las ratas y, en vez de morir, engordan”, nos dice.

En España es conocido que son “más que un club” los enemigos de la compañía vasca, sin que sean precisamente sus competidores directos en el sector.

De hecho, se cuentan que en la compañía andan buscando al “cirineo” que ha traído la notica, a la velocidad de la luz, al conocer que, en uno de los 25 Estados en los que opera Iberdrola, una comisión americana tira de las orejas a la compañía vasca por la información de un famoso exrecluso policial y por la ralentización del juez en la toma de decisiones,

La antesala de la reforma laboral se calienta por el choque frontal entre la CEOE y los sindicatos

Pero el enfado es ya morrocotudo. El tancredismo del juez inquieta a la compañía que recuerda que su jefe se prestó a ir a declarar antes de que el juez le diera la condición de investigado. Sorprendente (por no decir otra cosa). Esta aparente tranquilidad del Juzgado contrasta con el carpetazo y archivo rápido que se dio a la instrucción abierta con otros dos máximos responsables de empresas del Ibex a las que el poli Villarejo también sacó a paseo, recuerden.

Galán se encuentra indefenso y más mosqueado que una mona “dado que el elemento base de su llamada al procedimiento viene constituido por un documento confeccionado por un investigado sobre el que pesa una denuncia formal de falsedad, cuyo archivo por el instructor ha sido recientemente revocado por la Sala, la cual ha impuesto una investigación sobre el particular no abordada hasta el momento”, ha escrito el abogado.

En definitiva, que lo de aportar un escrito para alimentar la maquinaria de un periódico puede pasar, pero cuando dicha prueba está refutada como falsa no es el mejor camino para comenzar una instrucción, avisan al Juez.

De otra parte, el Juzgado no ha resuelto desde hace cuatro peses la petición de defensa de que se aprecie la prescripción de los hechos que se investigan. Nada. De nuevo silencio.

El silencio, tan benefactor en tantas oportunidades, especialmente recomendable para simples, necios o desbocados, es en este caso perturbador. Un silencio mediáticamente muy sonoro. ¿Es normal o buscado? ¿Por quién? ¿Por quiénes? Esa es la cuestión que se plantean en esa empresa.

La eléctrica ha subrayado el claro perjuicio que la causa está produciendo en alguna de sus operaciones, como la adelantada anteriormente; la compra fallida hasta ahora de una filial de Iberdrola de la compañía americana PNM, una adquisición valorada en 6.000 millones. Cuatro de los cinco ponentes decisorios invocaron el nombre de Villarejo. Esta decisión tiene efectos en el empleo, en la economía, incluso en la imagen de España en el mundo.

Hay quienes entienden el desdén, la parsimonia o la lentitud del juez en ventilar este asunto como una forma de llamar la atención. Si así fuera, cabría recordar a su Señoría que casi todos los jueces que jugaron a ser “jueces estrellas” acaban estrellados. Los jueces, además de jueces son “parte”. Si, son -hombres y mujeres- y por tanto humanos. “Homo tamen”. Como los dentistas: convienen que saquen la muela mala (no la buena) y lo hagan rápido y sin dolor.

Rapidez, humildad y humanidad. Es el reclamo de Iberdrola. Porque eso somos o seremos. Lo que el cardenal Portocarrero ordenó escupir sobre su piedra final: “aquí yace, polvo, ceniza y nada”.

Hasta esa última hora, con una trama más que evidente, continúa el juego en el tablero.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario