La tragedia que quedará grabada a fuego en la mente de este hombre: está muerto en vida

  • Sucesos
  • 16-09-2022 | 10:09
  • Escribe: Enrique Sanz
El trágico suceso se ha producido en el Reino Unido


Accidente fatal en las islas Británicas: un padre ha atropellado accidentalmente a su hijo mientras este jugaba en el jardín de la parte trasera de la casa. Guto Jenkins fue detenido como sospechoso, puesto que las autoridades pensaron en un principio que se había tratado de un acto doloso. Sin embargo, posteriores investigaciones y entrevistas con testigos y familares han determinado el carácter accidental del suceso.

Todo parecía normal en la casa de la familia Jenkins. El padre Guto Jenkins preparaba sus útiles y su vehículo, una camioneta con remolque, para ir a trabajar. Su madre, abuela de Ianto, su hermana y su prima, estaba en la casa. Los tres niños jugaban fuera, en el jardín trasero de la propiedad. Guto Jenkins preparó y cargó el remolque para hacer una entrega de material de construcción.



Lo tiene más que merecido: lo atrapan por mal ladrón

Cuando estaba conduciendo recibió una llamada de su madre dándole la peor noticia de su vida: su hijo, Ianto Jenkins, había fallecido. Guto no puede soportar el dolor de cargar con la muerte de su hijo: "Todavía tengo 'flashbacks'. No hay un día que pase sin pensar en Ianto y las circunstancias de su muerte. Es una pesadilla con la que viviré el resto de mi vida. El dolor y la culpa no desaparecerán".



El desgarrador testimonio de Guto Jenkins se debe a las trágicas formas del fallecimiento de su hijo Ianto. Después de que hubiera sido golpeado por el pesado remolque del vehículo de su padre, su hermana y su prima corrieron a la casa a avisar a la abuela, quien no dio crédito a la alarma de sus nietos en un principio. 

"Pensé que estaban exagerando, que se había caído de la bicicleta y se había raspado la rodilla, pero cuando me acerqué y estaba a unos pocos metros, pude ver que la parte posterior de su cabeza estaba abierta". El terrible relato de la abuela de Ianto no acaba ahí: cuando confirmó que su nieto había fallecido, cubrió su cuerpo con una toalla y realizó las llamadas pertinentes, incluyendo a la madre. En ese momento Chloe Picton se encontraba fuera del domicilio.



Después de que la familia avisara a Emergencias, las autoridades policiales galesas iniciaron una investigación en la que rápidamente descartaron la posibilidad de que Guto Jenkins hubiera asesinado a su hijo a propósito y con premeditación. La declaración del padre de Ianto fue clave: durante la carga de los materiales en el remolque y su salida de la propiedad familiar no notó "nada inusual". Aclaró además que "no tenía ni idea" de cómo había ocurrido el accidente.

Ianto Jenkins había fallecido con el impacto del remolque cargado en su cabeza. Este golpe había provocado una lesión "catastrófica" para el cráneo del pequeño. Su estructura ósea fue incapaz de resistir la violencia del choque y se terminó fracturando, causando la muerte de forma instantánea según la información recabada por los forenses en la autopsia del pequeño Jenkins.



Un joven de treinta años vive en sus carnes la peor de las pesadillas: a punto de ser enterrado vivo

La localidad galesa de Carmarthenshire, de apenas 200.000 habitantes, está totalmente conmocionada por el suceso: sus residentes suelen ser trabajadores de la construcción o del campo que viven de manera similiar a los Jenkins, por lo que este accidente ha sacudido las conciencias de los ciudadanos y han dejado sus muestras de condolencia en la propiedad para intentar animar a la familia.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario