La terrible historia de Walter Forbes: 37 años en la cárcel por un falso testimonio

  • Sucesos
  • 18-12-2020 | 09:12
  • Escribe: Álvaro Jiménez

Walter Forbes pasó casi cuatro décadas en prisión por un delito que no cometió


Walter Forbes, un hombre de 63 años, ha pasado 37 años en prisión por un crimen que no cometió. En 1983 fue condenado por asesinato por la Justicia de Michigan tras el testimonio de una mujer, que fue clave para el veredicto final.

Annice Kennebrew aseguró haber visto a Walter Forbes en la escena del crimen en la que perdió la vida Dennis Hall, un hombre con el que el condenado tuvo un encontronazo días antes.


Detienen y envían a prisión al presunto autor del asesinato de Velilla

Todo comenzó cuando Walter Forbes, que tenía 26 años por aquel entonces, entró en un bar y protagonizó una pelea. Al día siguiente Dennis Hall sacó un arma y disparó contra Forbes.


Unas semanas más tarde, el 12 de julio, un incendio acabó con la vida de Dennis Hall y las autoridades policiales encargadas de la investigación determinaron que era provocado.

10 años de cárcel por liarse a hostias con la policía



Forbes, que estudiaba tiempo completo en el Jackson Community College, se convirtió en el principal sospechoso y Kennebrew aseguró que Forbes estaba en el edificio de Maple Street justo antes del suceso.

En 2017, la mujer que acusó a Forbes se dirigió a la justicia para confesar que mintó a la hora de señalar al hombre condenado por lo que se reabrió el caso. Ahora, en 2020, ha quedado en libertad.

"¡Fue cruel con la Policía!". La podemita Isa Serra se lleva 19 meses de cárcel por insultar y agredir a la Policía

La razón por la que mintió

Kennebrew explicó al juez, según el Diario D que dos hombres la intimidaron en su día para que señalase a Forbes como culpable del asesinato de Hall. "Había implicado falsamente al señor Forbes porque había sido intimidada para hacerlo por dos hombres locales que la conocían en el vecindario y que habían amenazado con dañarla a ella y a su familia".

A su salida de prisión, Forbes agradeció a Kennebrew que hiciese lo correcto. "Sentí que todas las posibilidades en las que estuve trabajando durante todos esos años se estaban haciendo realidad. No pensé que tomaría tanto tiempo, pero la paciencia valió la pena. Aunque tomó una eternidad, todavía estoy agradecido de que ella hizo lo correcto, que finalmente dijo la verdad".

"No guardo desprecio por las personas que mintieron para condenarme. La razón es egoísta: no iba a permitir que me destruyeran. Si no los perdonara, no sería perjudicial para ellos, sería perjudicial para mí", ha añadido Forbes.

Ahora, el hombre de 63 años quiere recuperar el tiempo perdido y aprovechar los años que le quedan para disfrutar de la vida y ser feliz. Prefiere dejar el rencor a un lado para centrarse en lo que viene por delante.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario