La RFEF toma hoy una decisión sobre el Clásico del 18-D

  • Deportes
  • 11-12-2019 | 07:12
  • Escribe: Judith Jiménez

La RFEF se reúne, con Luis Rubiales a la cabeza, para estudiar todas las posibilidades del Barça-Madrid.


El Clásico ya ha sido amenazado por el Tsunami y desde LaLiga y la RFEF siguen sin condenar la permisividad del Barça. (Alerta roja tras el comunicado del 'tsunami terrorista' de cara al Clásico del Camp Nou)

Los más radicales han querido anunciar, antes de tiempo, todos sus planes de cara al 18-D. La idea es colocarse en cuatro puntos estratégicos, fuera del estadio, y dejar totalmente colapsado el Camp Nou. No entrará nadie, según ellos, con el hecho de rodear todo el estadio en cuatro puntos de conflicto.


¿Qué pasará? Bartomeu sigue negando la evidencia y resalta que las manifestaciones políticas tienen cabida en el Camp Nou. No esconde la idea que tiene el Barça, tampoco, y dice que no van a prohibir nada. Tsunami Democràtic, un auténtico chiste como su nombre indica, avisa que quiere colar en el Clásico la pancarta “Spain Sit And Talk” (España, siéntate y habla).

En la propia RFEF se reunirán este miércoles con el propósito de estudiar todas las alternativas. ¿Qué pasará si no dejan pasar al autobús del Madrid o a los coches del Barça y del árbitro al estadio? ¿Qué pasará si los 18.000 ‘afiliados’ a la patética plataforma saltan al campo y se sientan en el círculo central en pleno partido? ¿Hay riesgo? Todo ello lo hablarán en Las Rozas este miércoles.


¿0-3 y tres puntos para el Madrid?

También se hablará de la posibilidad de jugar a puerta cerrada y volver a suspender el encuentro. Incluso se tantearán sanciones para el Barça como ese posible 0-3 para el Real Madrid en caso de que la afición culé se movilice para no dejar pasar el autobús del equipo blanco al Camp Nou el 18 de diciembre.

El Ministerio de Interior, mientras, ha garantizado que el Clásico se jugará. El jueves, Marlaska se reunirá para coordinar el dispositivo y se espera, incluso, la ayuda de la Policía Nacional y de la Guardia Civil como refuerzo para los Mossos d’Esquadra, también infiltrados en el estadio, en un despliegue de seguridad sin precedentes en la historia del fútbol.



Facebook Twitter
Deja tu Comentario