La Policía tiene delante una incógnita tan brutal como preocupante: este caso es imposible de resolver

  • Sucesos
  • 16-09-2022 | 09:09
  • Escribe: Enrique Sanz
Las circunstancias que rodean al suceso lo envuelven en una capa más de misterio


La Policía se afana por encontrar una explicación al terrible hallazgo que un empleado de una empresa de mantenimiento de ascensores ha hecho en Valencia: al iluminar el foso del hueco del elevador, se ha encontrado con el cadáver de un invidente que le ha sorprendido. Después de llamar a Emergencias y certificar su muerte, las pesquisas han comenzado.

La principal hipótesis de los investigadores es que cayera de manera accidental al foso del ascensor debido a su condición de invidente. Una vez dentro del foso, si la caída no había sido motivo suficiente para que falleciera, la falta de atención y la imposibilidad de salir habrían hecho el resto. Por el momento, la zona sigue siendo analizada e investigada por la Policía.



El inexplicable y trágico accidente que ha tenido lugar en la capital: nadie entiende cómo es posible

Por el momento no se ha hallado ninguna evidencia criminal en el escenario del fallecimiento del invidente de 58 años, que ya ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal para realizarle la autopsia. Este traslado ha sido autorizado por el departamento de Homicidios, que se ha hecho cargo del caso para intentar descubrir los últimos momentos del invidente fallecido.



A pesar de este avance en la investigación, los servicios de Emergencias de la ciudad de Valencia no tienen tiempo para descansar: se están multiplicando los incidentes en edificios de un tiempo a esta parte en diferentes modalidades, pero siempre hay caídas o despeñamientos. El último caso, además del protagonizado por este invidente de 58 años, involucra a una mujer de 64 años que se habría precipitado desde una segunda planta por el hueco de un ascensor hasta caer al foso.

Este ciclista sobrevive de milagro a una caída mortal, pero su buena suerte no se acaba ahí



En este caso, la mujer intentaba averiguar en qué planta se encontraba el elevador del edificio por el pedido de una vecina más anciana, que necesitaba de esta ayuda para llegar hasta su domicilio. En circunstancias similares se produjo el fallecimiento de un hombre de 61 años en Benicàssim. Cayó al foso de un ascensor averiado desde un octavo piso el 31 de diciembre de 2020.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario