La Policía investiga si detrás de la agresión homófoba de Malasaña hay una banda organizada a lo Ku Klux Klan

  • Sucesos
  • 08-09-2020 | 09:09
  • Escribe: Redacción

Los investigadores se han visto sorprendidos por la forma "inédita" de actuar y la violencia de los encapuchados que han agredido a un joven en Madrid




Los investigadores que se han hecho cargo de la agresión homófoba a un joven en Madrid se han visto sorprendidos por la forma "inédita" de actuar de los encapuchados y su organización a la hora de darle la paliza a la víctima.

Ocho encapuchados fueron los autores de la brutal agresión, que tuvo lugar a plena luz del día. Los agentes de la Policía están barajando la posibilidad de que se trate de una banda organizada similar al Ku Klux Klan.



Persecución de cine: roba un coche de policía y huye a toda velocidad

"Un investigador me decía, lo que nos faltaba ahora era una especie de Ku Klux Klan en el centro de Madrid", ha dicho Manu Marlasca, jefe de investigación de laSexta, tras hablar con la Policía sobre esta agresión.



"Los agentes están buscando ahora si los agresores contaban con información previa de la víctima, pues le agredieron en el portal de su domicilio. Se trata de un hecho insólito, también policialmente", ha añadido Manu Marlasca.

El jefe de investigación de laSexta ha insistido en que a la Policía le ha resultado sorprendente es "la organización que había tras este acto", lo que ha llevado a pensar que podría tratarse de una banda criminal.



Ahora, los agentes encargados de la investigación están buscando a los testigos de la agresión. También están revisando las cámaras de seguridad de la zona para intentar dar con los ocho agresores que dieron la paliza al joven.

El ataque, a las 17:15 horas

Según ha explicado la Policía a laSexta, el ataque se produjo a las 17:15 horas en el barrio de Malasaña. Según el joven agredido, ocho encapuchados le cortaron el labio inferior con un cúter mientras le llamaban "maricón", "asqueroso" y "comemierda".



Posteriormente, los agresores le tumbaron en el suelo, le bajaron los pantalones y le grabaron la palabra "maricón" en el glúteo junto con una cruz invertida. A los encapuchados se les podría imputar un delito de odio unido a otro de lesiones.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario