La operación 'TIETAR' termina con cinco investigados por usar cebos envenenados y matar a un perro

  • Mascotas
  • 22-01-2020 | 09:01
  • Escribe: Pablo Ruiz

La Guardia Civil investiga a cinco personas por usar cebos envenenados en el Parque Regional Sierra de la Pila


La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración la Dirección General de Medio Natural de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, ha desarrollado la operación 'TIETAR', una investigación para esclarecer el uso ilegal de veneno altamente tóxico en el medio natural, que se ha saldado con la instrucción de diligencias a cinco personas, investigadas como presuntas autoras de los delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por maltrato animal y utilización de veneno en el medio natural; y de tenencia de explosivos.

El alijo

En los tres registros domiciliarios practicados en Fortuna, Mula y Campos del Río se ha incautado varios gramos de veneno (aldicarb), armazones de armas cortas, varias cajas de cartuchos de postas, pólvora y útiles para la recarga de cartuchos, munición metálica para arma corta, artificios pirotécnicos, un arco y tres flechas, así como numerosos cepos, trampas, lazos y perchas para la captura de aves pequeñas.


El inicio de la investigación

La investigación se inició el pasado año, cuando Agentes Medioambientales de la Brigada de Investigación de delitos ambientales de la Dirección General de Medio Natural de la CARM hallaron un cebo envenenado en un coto de caza intensiva, sito en el término municipal de Fortuna, parte de cuya extensión se enclava en el Parque Regional Sierra de la Pila, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Desde ese momento, por el SEPRONA de la Benemérita se inició una investigación conjunta para esclarecer el uso prohibido del veneno en el medio natural, identificar a las personas que habían colocado la sustancia, así como examinar sobre el terreno la posible existencia de más cebos envenenados que pudieran haber sido diseminados indiscriminadamente por la zona.


Apoyo de la Unidad Canina

La Guardia Civil de la Región de Murcia solicitó el apoyo de canes especializados en la detección de venenos del Grupo Cinológico y de Remonta de la Guardia Civil, con sede en Madrid.

Después de esto, agentes del SEPRONA y del Servicio Cinológico, junto con Agentes Medioambientales llevaron a cabo un reconocimiento exhaustivo del Coto de Fortuna, donde se localizó el cadáver de un perro posiblemente intoxicado.



La experta colaboración de la dirección del Servicio de Toxicología de la facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia y del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre 'El Valle', de Murcia, resultó inestimable para la recogida de muestras del veneno, así como para la necropsia del animal, que fue positiva en la ingesta del mismo tipo de sustancia tóxica.

'Aldicarb'

Se trata de un producto extremadamente tóxico cuyo principio activo es el 'aldicarb', prohibido por la Unión Europea. Empleado en el medio ambiente puede afectar gravemente a cualquier animal, tanto a las especies amenazadas como a las domésticas, e incluso al ser humano.

La muerte por el consumo de este tóxico se produce pocos minutos después de su ingesta y de una forma agónica al afectar de inmediato a los sistemas respiratorio y nervioso.

La investigación continuó hasta identificar a un individuo, vecino de Campos del Río, posiblemente relacionado con la trama investigada sobre el que se centraron las indagaciones.

El resultado de la investigación llevó a los agentes a realizar la entrada y registro en viviendas sitas en los municipios de Fortuna, Mula y Campos del Río.

Un can localizó el veneno

En uno de estos inmuebles, el can especializado en detección de veneno localizó 'aldicarb' en el interior de un vehículo y de la propia vivienda, un total de 104 gramos que fueron incautados.

Además, en las viviendas inspeccionadas se intervinieron varios armazones de armas cortas, varias cajas de cartuchos de postas, pólvora y útiles para la recarga de cartuchos, munición metálica para arma corta, artificios pirotécnicos, un arco y tres flechas, así como numerosos cepos, trampas, lazos y perchas para la captura de aves pequeñas.

La Guardia Civil ha confirmado que los armazones de armas corta (pistolas y revólveres) carecían de numeración y documentación, los lazos carecían de freno y los materiales explosivos carecían de autorización para su tenencia, al igual que los cartuchos de postas, al tratarse de munición prohibida.

Operación TIETAR

La operación TIETAR ha culminado con la identificación de cinco personas a las que les han sido instruidas diligencias como presuntas autoras de los delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por maltrato animal y utilización de veneno para la captura de especies; y de tenencia de explosivos.

Las personas investigadas -cinco varones, con edades comprendidas entre los 37 y 77 años, de nacionalidad española y vecinas de Campos del Río, Alcantarilla y Murcia-, las armas, munición y explosivos incautados, así como los cepos y lazos aprehendidos, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Cieza (Murcia).

Las posibles penas

La práctica de colocación de cebos envenenados en cotos de caza se está tipificada en el vigente Código Penal, en el epígrafe de los delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, y está castigada con penas de prisión de cuatro meses a dos años o multas de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, con la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar por un tiempo de uno a tres años.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario