La nueva vida de Rosa Díez, ex de UPYD y azote de Pedro Sánchez

  • Política
  • 09-04-2022 | 07:04
  • Escribe: Enrique Sanz
La política ha decidido dedicar su vida a objetivos más cercanos a su familia


Rosa Díez ha tenido una trayectoria política de lo más agitada. Sus comienzos como una férrea luchadora sindical dieron paso a una larga etapa en el Partido Socialista, en el que rápidamente fue escalando posiciones durante el paso de los años desde su cargo de diputada por Vizcaya dentro del esquema socialista. El punto álgido de su carrera en la formación hoy dirigida por Pedro Sánchez lo alcanzó en el año 2000, cuando se presentó a las primarias del Partido. 

Después de la dimisión de Joaquín Almunia como secretario general, varios candidatos peleaban por hacerse con la secretaría general del partido y ser el candidato a presidir el Gobierno en las siguientes elecciones. A pesar de los encendidos y apasionados discursos de la política vasca, Díez apenas pudo frenar la arrolladora llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a la secretaría general. A raíz de este evento, Rosa Díez marcaría distancias con el PSOE.



Sosteniendo muchos roces y desencuentros con la línea general de su partido respecto de temas críticos para el País Vasco, Rosa Díez comienza a buscar alternativas en los años previos a la crisis de 2008. Y lo encuentra en lo que será el germen de UPyD: la Plataforma Pro. Esta Plataforma rápidamente transicionó hacia un partido político, con el que se presentó a las elecciones generales de 2008. Mantuvo la portavocía y el liderato de UPyD hasta su retirada de la política en 2015.

Desde entonces, Rosa Díez ha imprimido un cambio radical en su vida. De vuelta en su pueblo natal, Sodupe, actualmente reside en una casa con jardín, que anteriormente era el instituto del pueblo que vio nacer a la política. Durante toda su carrera, Díez no ha tenido tiempo para prestar una atención más activa a su familia. El tiempo después de su jubilación lo está dedicando exclusivamente a ser la mejor abuela y madre que pueda, para resarcirse de aquellos años en los que el trabajo ocupó por completo todo su tiempo.



Además de preocuparse por sus hijos y sus nietos, que están más cerca de Sodupe que de Madrid, Rosa Díez dedica su tiempo a cuidar del jardín del hogar que comparte con su marido, José Ignacio Fernández de Ochoa. Más conocido como Iñaki, el esposo de Rosa Díez siempre ha mantenido un prudente segundo plano en las cuestiones políticas debido a la relevancia e importancia de su mujer, que se convirtió durante más de una década en una figura política relevante a nivel nacional y europeo.

Otras de las aficiones de Rosa Díez, principal azote de Pedro Sánchez durante sus últimos años como política, son la lectura y las largas caminatas por los montes vascos. Díez es una acérrima aficionada a la poesía y a las novelas negras nórdicas, que puede leer sin descanso en los muchos ratos libres que sus obligaciones como abuela cercana y cariñosa le conceden.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario