La nueva moda que traspasa fronteras: ¿Pagarías 75 euros por acariciar a una vaca?

  • Sucesos
  • 06-09-2020 | 20:09
  • Escribe: Laura Abad

Tener una mascota es bueno para el ser humano. Nos dan cariño y para ellos somos lo más importante de sus vidas. Los animales nunca nos defraudaran


En el contexto actual donde (casi) todo se reduce a consumo y producción, los habitantes de las ciudades cada vez evidencian más la necesidad de entrar en contacto con el entorno. Por esta razón están proliferando los paquetes turísticos destinados a satisfacer las necesidades de los urbanitas más estresados. Las opciones son muy variadas y, entre ellas, está el  acariciar vacas como nueva forma de meditación.

En Estados Unidos ha surgido una idea que está causando furor, meditar acariciando vacas. Aseguran que es una forma nueva de desconectar del estrés de la ciudad y conseguir un contacto con la naturaleza.


"No es un zoo de caricias". Como explica un reportaje de The New York Times, Suzanne Vullers y su marido Ruddi regentan a las afueras de Nueva York un alojamiento rural donde sus huéspedes acuden en busca de desconexión y un mayor contacto con la naturaleza. Sin embargo, a diferencia de otras opciones de este tipo, ellos ofrecen la posibilidad de pasar unas horas mostrando aprecio a sus dos vacas: Bella y Bonnie.  

Este concepto no nace meramente de la creatividad de los Vullers, sino que está inspirado en una práctica holandesa que ya se realiza en una granja de Rotterdam. La idea es que los asistentes puedan interactuar con los animales en presencia de sus dueños. De tal forma que tanto Suzanne como su marido les animan a que además de acariciarlas, cepillarles el pelo o abrazarlas, también les hablen.


75€, dos horas. Vullers no es psicóloga y, por lo tanto, explica, no puede garantizar que abrazar a sus vacas pueda aportar beneficios emocionales. Pese a ello, el matrimonio ofrece los abrazos bovinos dentro como un servicio más dentro del paquete de experiencia rural que ofrecen. A cambio de 75€, huéspedes y visitantes puntuales tienen la oportunidad de pasar dos horas contemplando y abrazando a las vacas de la granja.

Los trastornos de ansiedad son cada vez más recurrentes en conversaciones y estudios sobre el estilo de vida . De ahí que se haya comenzado a hablar de los beneficios derivados de compartir tiempo con animales. No sólo se trata de adoptar un perro para reducir la sensación de soledad, sino también de mascotas que ejercen de "apoyo emocional", o de hipoterapias con caballos.



Las vacas tienen una temperatura corporal ligeramente más alta que los humanos y su frecuencia cardíaca es más baja que la nuestra” asegura el responsable de una de las granjas y añadió que “acurrucarse con una vaca, sentir esa frecuencia cardíaca más baja y una temperatura corporal más alta, es muy relajante”. Aseguran que no se necesita nada más, “se darán cuenta de lo que sucede dentro de uno y sentirán si son felices, tristes, si se sienten perdidos, ansiosos o emocionados y responderán a eso sin juicio”. Para concluir aclaran que “son criaturas sensibles e intuitivas, lo que las hace perfectas para detectar emociones y responder al lenguaje corporal”.

Es importante destacar que los animales de este Bead and Breakfast de Naples (Estados Unidos) son en cierto sentido mascotas, ya que no se utilizan ni para producir carne ni lácteos.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario