La Navidad no traerá carbón... pero sí despidos

  • Política
  • 19-10-2020 | 08:10
  • Escribe: Redacción

Los autónomos también caerán ante el evidente desgobierno de esta segunda oleada del coronavirus en España.


La crisis del coronavirus provocaba, a finales del mes de marzo y con la implantación del estado de alarma, que muchos trabajadores entraran en el régimen de regulación de empleo temporal ERTE, una medida destinada a frenar los despidos ante la complicada situación económica y social provocada por el virus.

Tras la llegada de la segunda ola de la pandemia, a finales de este verano, empresas y Gobierno llegaban a la conclusión de que era necesario prolongar, al menos unos meses, estos ERTE, confiando en una rápida recuperación económica del país.


Así es como Vox se ha convertido en el 'héroe ciudadano' frente al PSOE

Pero dicha recuperación no llega, y los expertos ya se han pronunciado sobre sus consecuencias: entre 200.000 y 300.000 trabajadores se quedarán en paro entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre, coincidiendo con la caída del compromiso de empleo de seis meses al que estaban obligadas las empresas.


"Prevemos que haya una gran cantidad de despidos en los próximos meses porque está empezando a decaer ese compromiso, abriéndose la veda al despido" asegura Fernando Santiago, presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España.

Una situación que podría empeorar a comienzos de 2021, momento en el que se abrirían judicialmente los concursos de acreedores, y comiencen las  devoluciones de los préstamos ICO.



Los autónomos también caerán con la pandemia

A estos más de 300.000 trabajadores que engrosarán las filas del paro en Navidad, hay que sumar, según los mismos expertos, a todos aquellos autónomos que no sean capaces de soportar esta segunda oleada.

Estas son las preocupaciones del Gobierno de Sánchez... ¡ni mu del coronavirus!

"Por cada dos autónomos que caen, se destruye un puesto de trabajo" asegura Santiago. Es decir que, según las previsiones, cerca de 150.000 autónomos darán de baja su actividad en los próximos meses, lo que se traduce en 300.000 negocios que podrían echar el cierre definitivo.

Las restricciones regionales, cada vez peor

Pero la finalización de los ERTE no es lo único que, cada vez más, pone en peligro el empleo, y con ello, la economía española.

Y es que las restricciones, tomadas desde los gobiernos regionales y sin prácticamente asesoramiento de expertos en economía, hacen peligrar la estabilidad financiera de las comunidades autónomas.

Sánchez le pasa el muerto al PP

Es el caso de la hostelería, uno de los sectores más relevantes en el PIB nacional, que se ha visto amenazada con la reducción de aforos, cierres nocturnos y, en ocasiones, cierres totales, como es el caso de la cuarentena impuesta en Cataluña.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario