La ludopatía, un problema cada vez más grave: más y más jóvenes adictos al juego

La ludopatía, un problema cada vez más grave: más y más jóvenes adictos al juego

05/04/2022

| Irene Villaseñor

Facebook
Twitter

La ludopatía es un problema de salud pública que afecta cada vez a más jóvenes. Durante los últimos años, se han intentado regular ciertos aspectos con el fin de evitar la adicción al juego

La vicealcaldesa Begoña Villacís, ha presentado la ‘Estrategia municipal de atención y prevención de la adicción al juego' con la finalidad de luchar contra la ludopatía en el municipio de Madrid. Esta estrategia se centra en los lugares donde hay más incidencia, como son los barrios con menos recursos de la capital.

Villacís subraya que para que sea eficaz esta estrategia es fundamental el compromiso de todos los partidos políticos más representativos, con el propósito de prevenir la adicción al juego en los barrios más vulnerables de la capital y también para contribuir y ofrecer atención a las personas que sufren esta patología.

Asimismo, el Ayuntamiento de Madrid ofrecerá ayudas de 110 millones de euros, con un plan de alcance de cinco años, de 2020 a 2025.

El foco principal serán los barrios más afectados de Madrid, principalmente los distritos que se establecen principalmente en el sureste de la capital de España, donde el nivel de la ludopatía es mucho más elevado que en el resto de Madrid. Los barrios más frágiles, que cuentan con un mayor número de locales de juego, son Villaverde, Carabanchel, Usera y Vallecas.

¿Cómo se llevará a cabo esta estrategia de prevención?

Las medidas fundamentales que se han establecido para luchar contra esta patología se han centrado en las restricciones de publicidad y del marketing agresivo. Principalmente, en las campañas publicitarias que incitan al juego, es habitual ver los rostros más representativos del panorama deportivo, principales influyentes en los más jóvenes, lo que ayuda al incremento de establecimientos de apuestas.

El actual Decreto de Planificación irá principalmente destinado a dos segmentos diferenciados de la población. Por un lado, a los menores de 25 años, con quienes se pretende fomentar alternativas de ocio saludable. Y, por otro lado, a las personas mayores de 25, con programas de ayuda destinados a las familias de quienes padecen esta patología.

En relación al sector más joven de la sociedad, Marina Merino, activista política contra las casas de apuestas y estudiante de Ciencias Políticas y Filosofía, ha explicado que “no hay una alternativa de ocio, actualmente no hay un ocio que no sea individualizado y ligado al consumo para la clase trabajadora”.  

Por otro lado, hay quienes proponen estos servicios y otros como es el caso de Marina, lo que quiere es acabar con ellos, lo que, según dice “eliminaría sus consecuencias sociales”. Merino propone otras formas diferentes de sanar y sobre todo colectivas de un modelo social que fomenten al ocio. 

Por una parte, quiere pedir nuevas ofertas de ocio “digno, asequible y popular” y desde otro punto de vista que la persona que está pasando por este problema se sienta abrazada por sus conocidos y la sociedad; que colectivamente se sea consciente del problema. 

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario