La imagen que indigna a toda España: una decena de operarios preparan el 'resort' a Pedro Sánchez

  • Política
  • 29-07-2022 | 21:07
  • Escribe: Enrique Sanz
Al presidente del Gobierno parece no importarle absolutamente nada con tal de pasarlo bien


La llegada del periodo estival de vacaciones para la mayoría de los españoles significa también el cierre del curso político para los servidores públicos de nuestro país. Así, se paralizan durante el mes de agosto todos los debates y actividades programadas en las esferas políticas nacionales, regionales y municipales mientras que los políticos marchan de vacaciones y hacen balance de sus legislaturas o su trabajo en la oposición.

Una de las vacaciones más llamativas son las de Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno dará por finalizado su tercer año político de legislatura al frente de nuestro país marchándose este mismo lunes, 1 de agosto, a la famosa playa de La Mareta, uno de los lugares favoritos del líder socialista para veranear y que ya frecuentaba antes de su ascenso y llegada a La Moncloa.



Sin embargo, las peculiaridades del cargo que ostenta a día de hoy han producido una imagen que ha despertado una auténtica ola de indignación y descrédito entre todos los españoles. Varios días antes de que el presidente del Gobierno tenga la oportunidad de pisar La Mareta, hasta una decena de funcionarios de una empresa privada trabajan a destajo bajo un sol de justicia para limpiar la cala y que se encuentre en perfecto estado para la llegada del presidente del Gobierno.

Este comportamiento por parte de Pedro Sánchez ha encendido el debate en redes sociales, una vez más, sobre si Pedro Sánchez está verdaderamente capacitado para dirigir una nación después de gestos como estos, en los que solo piensa en sí mismo sin tener en cuenta que La Mareta no es, ni mucho menos, una playa privada, puesto que la legislación en nuestro país prohíbe esta tipología de espacios marítimos.



Esta residencia privada, situada en una zona de lujo de las islas Canarias, siempre ha sido uno de los aspectos más polémicos del presidente del Gobierno, incapaz de renunciar a un mes de vacaciones en favor del bienestar de los españoles, que necesitan una guía y el apoyo de las instituciones ahora más que nunca para salir de la brutal crisis en la que el propio Pedro Sánchez les ha hundido.

Sin embargo, estos trabajos de limpieza no han sido la única vez que obreros u operarios han tenido que intervenir en la residencia canaria de La Mareta. Ya en 2018, con Sánchez como presidente del Gobierno después de haber desalojado a Mariano Rajoy con la famosa moción de censura, se tuvieron que elevar los muros que rodeaban y delimitaban la finca para comodidad del político socialista, que nunca parece estar contento con nada si no está a su antojo.



Además, consciente de que su popularidad está más baja que nunca, Sánchez lleva consigo un fuerte dispositivo de seguridad que convertirá La Mareta en un auténtico fortín. Esta medida, cobarte por sobre todas las cosas, está destinada a evitar posados robados por cualquier reportero vivaracho capaz de saltar los reformados cuatro metros de muro que rodean La Mareta. Además, la agenda del presidente en las islas se reducirá al mínimo, intentando que Sánchez deje de ser protagonista por un corto espacio de tiempo y que mantenga un perfil bajo para evitar nuevos fracasos del presidente del Gobierno.

Esta agenda solo se vería interrumpida por un posible despacho con el rey Felipe VI en el Palacio de Marivent, situado en el otro gran archipiélago de nuestro territorio: las islas Baleares. Sin embargo, esta reunión probablemente se produzca de forma telemática, con el objetivo de evitar más desplazamientos y que Sánchez se exponga a más señalamiento, aunque razonable, por parte de la opinión pública.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario