La historia de la Hannibal Lecter australiana: Katherine Knight hizo 'brochetas' a su marido y se lo puso de cena a sus hijos

  • Sucesos
  • 23-02-2021 | 09:02
  • Escribe: Álvaro Jiménez

Katherine Knight cocinó a su marido tras asestarle 37 puñaladas


Katherine Knight es conocida como la Hannibal Lecter australiana por acabar con la vida de John Price, su pareja sentimental por aquel entonces, en el año 2000 e intentar comérselo junto a sus hijos.

Antes de estar con John, Knight había estado casada con tres hombres. Tras ser su amante, ambos decidieron dar el paso y comenzar una relación sentimental que acabó en tragedia.


El asesinato por celos que tiene conmocionada a toda Sevilla

Compartían casa Jonh Price, sus tres hijos de un matrimonio anterior y Katherine Knight. En 1998, tras el 'no' del varón a la propuesta de matrimonio de Knight, se desató una terrible discusión que desencadenó en ruptura.


Poco después retomaron su relación aunque cada uno en su casa. Sin embargo, la situación no hizo más que empeorar ya que el 29 de febrero del 2000, Katherine apuñaló en el pecho a John, que denunció los hechos y avisó a sus compañeros de trabajo de que si no se presentaba en su puesto algún día es porque algo grave había ocurrido.

Doble asesinato en plena calle: Barcelona, ciudad sin ley



A raíz de este suceso, Katherine planeó una noche romántica para reconciliarse. Cenaron, mantuvieron relaciones sexuales y, sobre las 23:00 horas, John se marchó a dormir ya que tenía que trabajar al día siguiente.

A la mañana siguiente, John no se presentó al trabajo y sus compañeros se presentaron en la vivienda, donde se encontraba su vehículo. Se asomaron por la ventana pero no vieron nada raro. Justo cuando pensaban marcharse vieron sangre en la puerta y avisaron a la policía.

¡¡Un asesino convicto tortura y decapita a su compañero de celda!!

Una escena inimaginable

Los agentes, nada más entrar, se encontraron a Katherine completamente dormida ya que había tomado gran cantidad de pastillas. Además, vieron una escena propia de una película de terror.

La asesina había desollado con un cuchillo a John. Su piel colgaba de unos ganchos a modo de cortina, la cabeza decapitada estaba en una olla y sus nalgas, que también fueron cocinadas, estaban en el horno.

La mesa del comedor estaba totalmente preparada para comer y había un papel con los nombres de los hijos de John. Por su parte, el cuerpo sin piel y decapitado estaba en el suelo y se podían ver a la perfección los músculos y algunos órganos internos. Además, había mucha sangre debido a las 37 puñaladas que le asestó Katherine a John mientras dormía. Finalmente, la mujer fue juzgada y condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario