La guerra entre Jorge Javier y Belén Esteban no ha hecho más que empezar y ésta es la prueba

  • Famosos
  • 01-07-2020 | 07:07
  • Escribe: Redacción

Jorge Javier se sincera en su blog y deja claro que pase lo que pase, Belén seguirá formando parte de su vida


La relación entre Belén Esteban y Jorge Javier ha vivido una de las crisis más importantes que se recuerdan. 

Ambos hace 20 años que se conocen y lo cierto es que a lo largo de todo este tiempo han aprendido a manejar las situaciones adversas. 


Sin embargo, el último enfrentamiento que han protagonizado parece que les ha venido grande. 

Belén se sintió humillada por su amigo y Jorge no concibe que nadie le diga si ha sufrido más o menos por llevar el nivel de vida que lleva.


El caso, es que aunque acordaron hacer las paces, él no llegó a pedirle perdón y ella volvió a cargar contra él con dureza. 

En cualquier caso, el viernes, tuvieron que cocinar juntos en La última cena y evidenciaron el acercamiento y que la paz había llegado a ellos. Todos disfrutaron de una noche que recuerdan "mágica". 



La verdad de Jorge

Como cada miércoles, el presentador escribe en su blog de Lecturas y era de esperar que la sonada bronca tuviese protagonismo en su espacio. 

El catalán ha decidido contar su verdad y revelar cómo ha vivido los días posteriores a lo ocurrido. 

"Desde que pasó lo que pasó, decidí incomunicarme durante un par de días, porque en esos momentos en los que los acontecimientos están tan recientes cualquier comentario, cualquier frase, cualquier mensaje puede desestabilizarte. En esos casos, lo mejor es aislarte, dejar que las cosas se enfríen, no alimentar el enfrentamiento ni buscar aliados entre tus amigos para que acaben dándote la razón. Silencio. Y el cerebro agradece la paz y empieza a ordenarse de una manera natural. Hay examen, pero no dolor. Hay revisión de los hechos, pero sin tortura", empieza relatando. 

Señala que no quiso darle más importancia de la que tenía. "El día después del desencuentro lo pasé tomando el sol, ajeno a lo que se estaba montando fuera. Visto lo visto, acerté". 

Además considera que todo "quedará como una anécdota más en la historia de la relación que me une a Belén desde hace 20 años. ¡Y los que nos quedan!". 

Considera que todo se les acabó yendo de las manos por toda la situación vivida en España hasta ahora por culpa de la pandemia provocada por el coronavirus. "Con unos sentimientos a flor de piel tras hacer frente a una situación tan impredecible como catastrófica, cualquier motivo es bueno para posicionarse y resaltar nuestras diferencias. Con la (poca) perspectiva que da una semana me da rabia haber contribuido a la crispación con unas maneras equivocadas. Pero si siempre se ha dicho que ‘Sálvame’ es un programa muy pegado a la actualidad, difícil resulta no dejarse salpicar por esos sentimientos tan extremos que está viviendo nuestra sociedad". 

En parte se siente orgulloso de su reacción y es que cree con firmeza que "un presentador no es ni debe ser una máquina, al menos a mi entender. Y no debe tener miedo a mostrar sus emociones en público, incluso aquellas de las que no se siente especialmente orgulloso". 

Asegura que sus palabras no quiere que suenen a "excusa ni a justificación". Él cree con firmeza lo que dice.

La última cena

El pasado viernes ambos tuvieron que cocinar juntos en 'La última cena' después de todo lo ocurrido. 

"Entiendo que haya gente que no comprenda esta relación, pero es nuestra relación. Sé cómo ella va a reaccionar en cada momento, y a ella le pasa lo mismo conmigo. Cuando discutimos el sábado, surgieron los bandos, y yo pensaba: “Madre mía, la gente posicionándose y lo que no sabe es que en una semana nosotros ya habremos pasado página”. Lo del sábado quedará como una pelea más. Belén me reprochará no haberle pedido perdón y me llamará “cabronazo” cada vez que se acuerde del incidente. Yo le contestaré que “amar es no tener que decir nunca lo siento” y ella se cabreará todavía más porque es muy cumplida". 

La reacción de Belén

Si hay algo que Jorge tiene claro es que su amistad es inquebrantable. "Pero pasarán los años y ahí nos tendremos el uno al otro, porque hemos aprendido a aceptarnos con nuestros defectos y contradicciones. Porque al final, fíjate tú lo que te digo, une más un error que un acierto; un defecto que una virtud; una pelea a tiempo en vez de cien años de estabilidad". 

Por otro lado, Belén, parece haber roto la tregua y es que durante la tarde de ayer dejó las cosas claras. 

"Conmigo estuvo muy bien y además de cortar el jamón, hizo más cosas, pero él no está acostumbrado a cocinar", comenzó diciendo sobre el cocinado del viernes. 

Asegura que se divirtió mucho y que "en el trabajo es como tenemos que estar y punto". "Sálvame es mi trabajo, él está conmigo y yo con él, llevamos 20 años juntos", añadió. 

Además, cocnluyó afirmando que "Ni yo me arrepiento de nada de lo que dije ni él tampoco".

Facebook Twitter
Deja tu Comentario