La 'flor' de Pedro Sánchez: entró de rebote en el Congreso de los Diputados

  • Política
  • 25-07-2022 | 07:07
  • Escribe: Enrique Sanz
El hoy presidente del Gobierno ha llegado hasta La Moncloa gracias a la suerte


La trayectoria política de Pedro Sánchez es uno de los aspectos más llamativos del presidente del Gobierno actual. Además de su resurgimiento como líder del Partido Socialista en aquellas elecciones primarias donde derrotó a Susana Díaz y se volvió a coronar como secretario general del PSOE, Sánchez también ha atravesado por otros momentos a lo largo de su carrera que explican muchas cosas.

Sánchez no siempre estuvo interesado en la política de forma activa, a pesar de que se afilió al Partido Socialista en 1993 y fue una figura clave en la fundación de las Juventudes Socialistas de la madrileña zona de Tetuán. A pesar de este hecho, Sánchez estuvo durante muchos años ligado laboralmente a su empleo fuera de la política, como demuestran sus años de docencia universitaria en la Universidad Camilo José Cela.



Además de impartir Estructura Económica e Historia del Pensamiento Económico, el hoy presidente del Gobierno se vio obligado a reintegrarse en la política poco antes del año 2004, cuando reanudó los intensos contactos en este campo. Con la llegada del año 2004, fue llamado a la alcaldía de Madrid para ser concejal en la casa de Gobierno municipal hasta el año 2009, uno de los más importantes en la vida de Pedro Sánchez.

A pesar de su experiencia como concejal en el Ayuntamiento de Madrid, Sánchez había quedado fuera de todas las quinielas para ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, el declive directo del segundo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y su ministro de Economía, Pedro Solbes, fueron la pizca de suerte que permitió que un joven Sánchez entrara por primera vez como diputado en la Cámara Baja de nuestro país. La marcha de Solbes del Congreso provocó su sustitución por Sánchez.



Esta suerte, juzgando la evolución de su carrera política, parece no haberle abandonado desde aquel entonces, puesto que ha escapado relativamente indemne la traición de casi todos aquellos diputados y compañeros del Partido Socialista a los que había apoyado alguna vez en su carrera política o que habían sido relevantes en su ascenso por el organigrama del partido, como Eduardo Madina o la propia Susana Díaz. El comportamiento de Sánchez con las ocho personas que le habían ayudado a llegar a La Moncloa y que ahora han sido desalojadas del partido es solo una repetición de eventos del pasado: Sánchez traicionando a sus compañeros de partido.

La Asociación de Periodistas Parlamentarios lo nombró como parlamentario "revelación" en el año 2010, hasta entonces el momento cumbre en la carrera política de Sánchez. Con las elecciones de 2011 que ganó el Partido Popular, el hoy líder socialista quedó nuevamente fuera del Congreso debido a su baja posición en la lista por Madrid como número once y los deplorables resultados obtenidos por su formación política en aquellos comicios en los que se alzó victoriosa por mayoría absoluta la formación liderada por Mariano Rajoy en aquel momento.



Sin embargo, la suerte que ha acompañado a Sánchez a lo largo de la totalidad de su carrera política entraría otra vez en escena para permitir el ascenso del hoy líder socialista hasta la secretaría general del Partido y, eventualmente, su llegada hasta La Moncloa. Una de las diputadas de aquel momento, Cristina Narbona, fue la encargada de cederle el asiento a Sánchez, que desde ese momento no se movería jamás de la Cámara Baja. El llamado de Narbona a ocupar un lugar en la comisión directiva del Consejo de Seguridad Nuclear puso en marcha, en aquel momento y sin conocimiento de nadie, el ascenso político del peor presidente de la historia de la democracia moderna española.

 



Facebook Twitter

Deja tu Comentario