La estremecedora historia de Assi Moosh, el mayor proxeneta de Colombia

  • Sucesos
  • 26-05-2019 | 09:05
  • Escribe: Redacción

Fue capturado después de que la Guardia Civil diera con su paradero e informara a las autoridades portuguesas


El pasado miércoles 23 de mayo de 2019 fue detenido el mayor capo de trata de menores de edad de Colombia. Assi Moosh Ben Moosh conocido como Demonio de Taganga y El Intocable fue localizado en Portugal por la Guardia Civil. 

Después de décadas de actividad delictiva, el delincuente fue arrestado después de que la Guardia Civil avisara a los agentes portugueses, tras seguir su pista por Ibiza y Barcelona. Así, fue finalmente detenido en Portugal, siguiendo una orden de Interpol


El israelí de 45 años nació en Kiryat Atta, una pequeña población a 20 kilómetros de Nazaret (Israel). Cumplió con el servicio militar obligatorio de dos años y ocho meses, y después decidió recorrer el mundo. Ya en esos momentos, la policía israelí le seguía el rastro para vigilar sus presuntas actividades delictivas. (Detenido el número diez del PSOE de Melilla por presunta vinculación con el tráfico de inmigrantes).

En Japón montó su primera red de venta ambulante en las calles de Tokyo, donde su organización forzaba a los mochileros a trabajar para ellos, amenazando a cualquiera que intentara trabajar por su propia cuenta. Asimismo, terminó por expandir su negocio con la venta de drogas. Sin embargo, tras entrar en conflicto con la Yakuza, la mafia japonesa, tuvo que dejar el país. 


Fue entonces cuando decidió mudarse a España, con 30 años, para recuperar su negocio del tráfico de drogas. Según las investigaciones de la policía israelí, compraba éxtasis en Holanda para trasladarlo desde España hasta Asia. De hecho, en 2003 fue detenido cuando llegaba a Holanda. (Detienen a la kioskera camella que vendía droga a menores en cómodos packs).

Más adelante, se supo de su paradero al entrar a Colombia en 2009, donde se estableció en el pequeño pueblo costero de Taganga. Allí creó un complejo hotelero, que se convirtió en sede de venta de sustancias ilícitas y de prostitución.



Durante este período, los medios de comunicación locales denunciaban cómo el traficante se mantenía por fuera del alcance de la ley a través de la supuesta compra de autoridades policiales y políticas en la localidad de Taganga y el municipio de Santa Marta, lo que dio lugar al apodo de “El Intocable”.

Finalmente, perdió este estatus en enero de 2017 cuando organizó una fiesta de música electrónica masiva Playaca Beach Club Social S.A. El evento había sido autorizado por la policía como “actividad cultural”, pero rápidamente se filtraron fotos en los medios de comunicación donde se observaban drogas y sexo.

A partir de allí fue que se ordenó su extradición a España, para después ser trasladado a Israel. Sin embargo, la policía colombiana pudo constatar que sus actividades delictivas continuaban operativas a través de una red de testaferros, con lo que solicitó su orden de captura en 2018.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario