La esperanza indepe para 2019 es una auténtica pantomima

  • Cataluña
  • 15-10-2018 | 09:10
  • Escribe: Lucas García

El Confidencial ha asegurado que el secesionismo espera que haya una nueva crisis en España para conseguir la Independencia.




Santiago Niño Becerra, en una noticia recogida por el citado medio, aseguró a principios de año que antes del 31 de diciembre Cataluña sería independendiente, o que como mínimo ya no sería una comunidad más de España.

El concepto de independencia es muy elástico. Puede ser desde un Estado propio hasta alguna cosa parecida al plan Ibarretxe, mantengo que así será”, confirmó hace apenas unas semanas en las declaraciones recogidas por El Confidencial.



¿Quién es el Niño Becerra?

El ‘Niño Becerra’ es un catedrático de Estructura Económica en Institut Químic de Sarrià (IQS), de la Universidad Ramon Llull y parece ser un auténtico ‘caudillo’ para todos los independentistas. Le creen firmemente y esperan que se cumpla su ‘profecía’ y Cataluña puede separarse de España inminentemente.

“Algo muy gordo y muy malo llegará”

El propio Banco de España avisaba de que la deuda "es el factor clave para explicar una recuperación más lenta". Y decía el catedrático: "Cuando el Banco de España plantea esto y dice que el empleo se ha recuperado gracias a la moderación salarial y a los servicios (los que España produce) pienso que algo muy gordo y muy malo está a punto de llegar". Eso fue el pasado 22 de septiembre. Unas declaraciones cogidas al pie de la letra por el independentismo que se agarra a un ‘clavo ardiendo’.



“Pero ¿si hay una recesión mundial, no quedaría Cataluña tanto o más afectada que España? Los independentistas sacan pecho ante esta cuestión. Basándose en datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), afirman que "Cataluña mantiene un voluminoso superávit exterior de casi el 12% del PIB. Para poner esta cifra en contexto, Alemania tuvo en 2013 (último dato del Eurostat) un 6,1% del PIB y, dentro de Europa, solo superarían a Cataluña Irlanda y Luxemburgo". Además, añaden, "el superávit exterior español se reduciría en un poco más de un tercio en esta eventual ruptura, pero todavía seguiría en positivo en un 1,7% del PIB". Asimismo, señala que en caso de ruptura España podría entrar en recesión durante un año pero que después se recuperaría. Por el contrario, considera que la renta per cápita en Cataluña pasaría de los 28.000 euros actuales a 37.000, ‘es decir, a un nivel superior al francés y ligeramente inferior al alemán, entrando por tanto plenamente en el club de los países más ricos de Europa’”, recogen en la información de El Confidencial.

Los informes independentistas, corroborados por el catedrático, ensalzan la idea de separarse de España en 2019 debido a una nueva crisis económica: "España presionaría para que Cataluña quedase fuera de la UE y si fuese así, esto permitiría tomar a España, el mayor socio comercial de Cataluña, represalias en forma de aranceles. Aun así, es preciso tener en cuenta que España forma parte de la OMC y que, por tanto, estos aranceles estarían muy limitados y tendrían un escaso impacto en el comercio entre los dos países. Más allá de esto, es dudoso que las probables campañas propagandísticas entre la población catalana y española en pro de vetar los productos del otro país tuviesen una importancia grande, especialmente a largo plazo." 



"Se abrirían graves incertezas para la economía catalana que, sin duda, repercutirían muy negativamente en la necesaria refinanciación de la deuda que seguramente se heredaría de España", concluyen. Es la esperanza independentista que se agarra a un acto de fe, que parece ser bastante improbable a día de hoy…

Facebook Twitter

Deja tu Comentario