La empresa de telefonía DIGI le pega un revolcón brutal a los fanáticos independentistas

  • Cataluña
  • 08-01-2022 | 09:01
  • Escribe: Celeste De Sebastián
El proveedor telefónico se ha negado a emitir sus facturas en catalán, a pesar de las presiones recibidas por los radicales secesionistas.


Ante la evidente pérdida de apoyo social, y en consecuencia, la pérdida de músculo político que vive el movimiento nacionalista catalán en los últimos meses, debido a la mala gestión de los políticos independentistas de la pandemia, y al cansancio de la ciudadanía ante las mentiras secesionistas, los pocos catalanes que aún defienden el independentismo, lo hacen de una manera mucho más radical.

Un fascismo fanático catalán que ha convertido a la lengua catalana, cooficial de la autonomía junto al castellano, en el centro de su propaganda, intentando apropiarse de la lengua para convertirla en un elemento diferenciador entre ciudadanos 'catalanes independentistas' y 'españolistas'.



Obsesión lingüística que ha llevado a los secesionistas a intentar controlar la lengua en la que se imparten las asignaturas en los colegios y universidades públicos en la autonomía, así como a intentar que sea la lengua vehicular de todos los catalanes por imposición, y no por comodidad.

El ayuntamiento indepe de Molins de Rey alineta un nuevo golpe de Estado contra España



Imposición que no ha funcionado dentro de la ciudadanía catalana, que utiliza mayoritariamente el castellano en su día a día; tampoco en algunas empresas que, enfrentándose directamente contra el totalitarismo independentista, defienden el uso del castellano en sus comunicaciones.

Es el caso de la empresa de telefonía 'DIGI', que se ha negado a emitir sus facturas en catalán, defendiendo que, al tratarse de una empresa española, sólo debe responder ante la oficina del consumidor española, la OCU, y no a la agencia catalana del consumir, que es la que obliga a las empresas a emitir sus notificaciones en lengua catalana.



Así responde a las presiones independentistas

Así pues, tras recibir un mensaje de un consumidor catalán que exigía tener sus facturas en la lengua de los independentistas, la empresa ha dado una respuesta educada y centrada en su responsabilidad como empresa española, que ha enfurecido a los independentistas.

"La captura que nos mandas es de la agencia Catalana del consumidor [....] DIGI es una empresa española que se acoge a la oficia del consumidor OCU, no a la catalana, y dicho organismo nos concierne a enviarte las facturas en la lengua materna de dicho país, que es el castellano".



La mangante indepe Laura Borràs se enfrenta al peor año de su vida, y se lo ha ganado: las va a pasar canutas en 2022

Un auténtico 'zasca' de la empresa de telefonía que recuerda al consumidor independentista, no sólo que no se puede imponer el uso de la lengua catalana a pesar de la obsesión indepe, sino también que, a pesar de los múltiples desafíos secesionistas, Cataluña sigue formando parte de España y, por tanto, su lengua oficial común para todos los ciudadanos es el castellano, y no el catalán. 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario