La emotiva carta abierta de un hijo a su madre de 106 años

  • Sucesos
  • 11-01-2019 | 08:01
  • Escribe: Pablo Ruiz

Luz Muñiz Alique, la mujer más longeva de la capital leonesa, celebra su cumpleaños este próximo sábado 12 de enero, y ha recibido una carta muy especial de su hijo


¿106 años? Sí, 106, nada más y nada menos.

Esos son los años que cumple mi queridísima madre el próximo día 12-01.

Son los años transcurridos desde su nacimiento el 12 de enero de 1.913, más de un siglo bien cumplido. Por aquellos inicios del siglo XX los tambores de guerra no presagiaban nada bueno para Europa. En agosto de 1914 estallo la 1ª Guerra Mundial. Mi madre tenía entonces 19 meses. Y ahora, con sus 106 años, es la más longeva de León capital.

Mi abuelo Sixto Muñiz nació en Villacete, un pueblecito de la Sobarriba leonesa. Mi abuela, Agustina Alique, vio la primera luz en Chiloeches, un pueblo de Alcalá de Henares. 

Del matrimonio de ambos nacieron 10 hijos que, con un sobrino adoptado, fueron 11 los que sacaron adelante. Luz, mi madre, hizo el número 3. Nació en León, en el Barrio de Santa Ana.

Dice ella con gracia que, cuando vivían en La Coruña, el abuelo Sixto -por entonces Capitán y Jefe de Seguridad de Galicia- 'tenía que andar inclinado por el peso de sus numerosas condecoraciones'.

¡¡Qué orgullosa ha estado siempre del abuelo!!: uno de los 'Últimos de Filipinas' y último en regresar a España; uno de los más condecorados en la citada Campaña y en las posteriores de Africa. También intervino en Barcelona, con motivo de las revueltas e incluso en el atentado de Alfonso XIII, donde resultó con heridas de cierta gravedad. Fue el último en fallecer –año 1967– de los que regreJosésaron de la Campaña de Filipinas. Estuvo propuesto para la 'Cristina', máxima condecoración de dicha Campaña, pero no pudo obtenerla por insidias y envidias.

Mi querida madre se casó el 19 de febrero de 1937 con Antonio, pasiego de La Cavada y de los Ruiz de La Torriente, del entorno por parentesco del primer Marqués de Valdecilla. Ha tenido 4 hijos, de los cuáles yo he sido el único varón y nacido en la típica Plaza de Don Gutierre, hoy del popular 'Barrio Humedo leonés'.

Una vez que sus padres viajaron a la Eternidad, todos sus hermanos la instituyeron como cabeza matriarcal de la 'Saga' de los Muñiz-Alique, en León. ¡¡Cómo habla de sus hermanos, todos profesionales de éxito!! Y de sus 40 sobrinos, especialmente de Juan y Ana, de Pablo, de Camino, de ….. Y también Alberto –Tío Alberto– fundador y mantenedor de la CEMU (Ciudad Escuela de los Muchachos) en Leganés. Ahí está dejando su vida por los niños marginados, desde que abandonó su brillante profesión de arquitecto de éxito. Y ahí está el mayor de sus sobrinos Pepe Muñiz (Pepin), abogado, escritor, charlista y muy conocido y popular en León. Mantiene la mejor biblioteca sobre temas de León y su provincia, así como colección de artilugios usados en épocas remotas de la historia leonesa. Pepe Muñiz se hace imprescindible para quiénes tienen que consultar sobre cualquier tema leonés escondido.

Mi querida madre se casó el 19 de febrero de 1937 con Antonio

En la larga vida de Luz Muñiz Alique –mi queridísima madre– se han repetido demasiados hechos dolorosos. Primero, el gran dolor familiar por el calvario del abuelo Sixto, para el que la Guerra Civil 'duró 9 años' porque no quiso participar en ella, al considerarla una lucha fratricida entre españoles. Después, la pérdida de dos hijas de 33 y 54 años. Más tarde viajó a la Eternidad feliz su queridísimo esposo, amante, compañero. Y sucesivamente, 5 hermanos. ¡Qué pena sintió mi madre cada vez que se le iba alguna de sus íntimas amigas: Antonia Lobato, Anita Lescún, Vicenta (de los Miguel Pérez), Julia (La 'pesetina'), etc., etc

Mi hermana Yolanda, la pequeña de los 4, llegó al mundo cuando yo había cumplido 17 años. La Providencia la empujó hacia los estudios de ATS. Siempre vivió en casa de mis padres, primero de soltera y después casada y con dos hijos, mis queridísimos sobrinos Yolanda y David, hoy casado con la encantadora Rebeca y muy feliz. Desde hace unos 15 años –y por rotura de cadera– mi madre ha vivido inmovilizada y en situación de dependencia lejos de mí (resido en Madrid). Ha sido mi hermana Yolanda la que, cuando nadie la esperaba, fue enviada por la Providencia para que, como hija abnegada, rebosante de cariño y desde su brillante profesión de ATS, ha cuidado solícita de nuestra querida madre. Está siendo como un ángel del cielo que se ha propuesto corresponderla por el inmenso cariño que nos ha profesado siempre a sus hijos.

Antonio Gutiérrez Muñiz, de Madrid

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario