La despiadada venganza de un pizzero despedido: puso en riesgo la vida de los clientes

  • Sucesos
  • 10-12-2021 | 11:12
  • Escribe: Gonzalo Palacios
Nicholas Mitchell fue despedido de su puesto de trabajo y no se tomó nada bien la decisión de su jefe


Nicholas Mitchell fue despedido de su puesto de trabajo en It’ll Be Pizza, una empresa que se dedica a hacer pizzas que luego serán comercializadas a través de diferentes supermercados. El jefe consideró que ya no aportaba a la entidad y optó por no seguir contando con sus servicios.

El hombre de 39 años no supo gestionar bien esta decisión y consideró que era injusto que le privasen de trabajar en la empresa de pizzas. Para 'vengarse' de su jefe e intentar hacer daño a la empresa, Nicholas Mitchell manipuló varias pizzas introduciendo elementos cortantes.



El país en el que crucifican a las 'brujas': 6.000 mujeres asesinadas en los últimos 20 años

Mitchell decidió colocar tornillos y hojas de afeitar dentro de las masas de unas pizzas que comercializaba la empresa en la que había trabajado. De esta manera, pretendía vengarse de la compañía ya que los clientes podrían denunciarles por esa negligencia y sacarles mucho dinero.



La acción del extrabajador pudo salirle muy cara a la empresa y al propio pizzero ya que si un cliente se traga la cuchilla de afeitar o simplemente se la mete en la boca podría haberse lesionado de gravedad y necesitar asistencia médica urgente para evitar problemas mayores.

Por fortuna, se pilló a tiempo a Nicholas Mitchell y las pizzas, que se comercializan en diferentes supermercados, no llegaron a venderse aunque si llegaron al establecimiento de venta. Además, la entidad llevó al extrabajador a los tribunales por introducir las cuchillas de afeitar en la masa para hacer daño a los clientes y a la empresa.



El hombre, de 39 años, ha sido declarado como culpable y deberá afrontar una pena de cuatro años y nueve meses en la prisión. También deberá pagar una cantidad de 230.000 dólares a Hannaford Supermarkets, el supermercado que vendía las pizzas de la entidad.

Una niña de 8 años acaba en urgencias tras convertirse en un 'imán humano'



El giro radical en la vida de Nicholas Mitchell

La fiscalía llegó a la conclusión que los problemas de Nicholas Mitchell comenzaron cuando su pareja se separó de él. En ese momento perdió el control de su vida y esa situación de inestabilidad le llevó a perder el trabajo en la citada empresa de pizzas.

Los hechos tuvieron lugar en el estado de Delaware. Mitchell entró en tres tiendas de la cadena de supermercados Hannaford, concretamente en las de Dover, Saco y Maine. Una vez allí decidió colocar las cuchillas de afeitar y los tornillos dentro de la masa para intentar hacer daño a su exempresa, que pronto quedó al tanto de todo lo sucedido.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario