La declaración de Trapero: "¿Violencia? El lanzamiento de algunas botellas de agua... y lo de los coches"

  • Cataluña
  • 14-03-2019 | 13:03
  • Escribe: Guillermo Vives

A Trapero le pareció estupendo la salida de la secretaria judicial por la azotea: "Era una cuestión de ahorrarnos el tiempo de volver a montar el cordón".


El mayor de los Mossos d'Esquadra hasta su cese en aplicación del artículo 155 de la Constitución, Josep Lluís Trapero, ha reconocido este jueves en el Tribunal Supremo que la secretaria judicial del Juzgado 13 de Barcelona saliera por la azotea de la Consejería de Economía el 20 de septiembre para "ahorrarse tiempo" de montar un cordón policial.

Según su testimonio en el Tribunal Supremo, fue el entonces consejero de Interior, Joaquim Forn, quien le ofreció la interlocución de Jordi Sánchez, líder de la ANC, para "mediar" en los incidentes durante la protesta independentista del 20 de septiembre coincidiendo con el registro en la Consejería de Economía. (Solicitan 11 años para Trapero por rebelde)

Vox le ha preguntado "por qué tardó 16 horas en dar auxilio al órgano judicial" el 20-S y si hizo ese día "21 llamadas" a Jordi Sànchez. Trapero ha respondido que sí realizó "unas cuantas". Según su testimonio en el Supremo, fue Forn quien le indicó que iba a recibir una llamada de Sànchez para "mediar" en las protestas frente a la sede del Departamento de Economía.

"Nosotros montamos un dispositivo"

En su declaración como testigo, Trapero ha justificado que no se hiciera cordón policial para proteger la salida de la comitiva judicial, optando por la alternativa de salir por la azotea tras recibir una llamada del juez de instrucción en torno a las 23.00 horas.

El exjefe de los Mossos ha aludido a "malentendidos" con la Guardia Civil, que era quien actuaba como Policía Judicial durante el 20-S. A preguntas del abogado de Vox Javier Ortega Smith, ha dicho: "No sé si por malentendidos o por qué, pero nosotros montamos un dispositivo".

Se refería a "un cordón policial de la Brigada Móvil" preparado para la salida de la comisión judicial y de una "cápsula" de protección que se comenzó a desplegar pasadas las diez de la noche. El dispositivo se abortó, según su declaración, porque al CECOR (centro de coordinación de los Mossos) llegaron instrucciones de que el registro de la Guardia Civil en la Consejería se alargaría por unos problemas técnicos.

"¿Violencia? Sólo hubo lanzamiento de algunas botellas de agua... y lo de los coches"

Trapero ha reducido los incidentes al lanzamiento de "algunas botellas de agua" a los mossos desplegados en las inmediaciones a las dependencias de Economía de la Generalitat, ya que fueron "confundidos con guardias civiles". (Así le hizo la cama a Trapero la rama más radical de los Mossos)

Aludiendo a las imágenes que le llegaban por el helicóptero de los Mossos, ha señalado que vieron que "un grupo de gente se puso delante de la Brigada Móvil para entorpecer su paso y ahí hubo algún lanzamiento de botella y algún empujón", ha dicho Trapero, que ha añadido en referencia a los vehículos del Instituto Armado aparcados frente a la Consejería: "Y evidentemente lo de los coches".

No cuestiona a la secretaria judicial

Trapero ha insistido en las "informaciones contradictorias" que recibían por parte de los mandos de la Guardia Civil y se ha referido al relato de la secretaria judicial que salió por la azotea de un teatro colindante a la Consejería. "No cuestiono la vivencia de la secretaria ni lo que ella dice, pero el motivo por el que se ofrece la otra salida no es porque se considere inseguro", ha dicho sobre la posibilidad de que abandonara el lugar haciendo un pasillo doble con voluntarios y agentes 'antidisturbios'.

El exjefe de los Mossos ha reconocido que recibió varias llamadas tanto del presidente del TSJ de Cataluña como del fiscal superior, y también una sobre las once de la noche del juez de instrucción número 13 de Barcelona, encargado del registro en Economía, ordenando que sacara a la comitiva judicial.

"Cuando recibo la llamada del juez, a las 23 o 23.15 horas, se ha desmontado el cordón policial porque tenemos informaciones contradictorias de que la diligencia se estaba alargando. Que había problemas técnicos por la copia de unos ordenadores. Cuando hablo con el juez, es la primera noticia para nosotros de que esto ha acabado", ha señalado Trapero.

Salida por la azotea para "ahorrarse tiempo"

El mando de los Mossos se ha referido a un subordinado suyo al frente de mediación de los Mossos, Xavi Pastor, ya que por teléfono le propuso una salida "alternativa" por la planta segunda del Departamento de Economía. "Pedí que hablaran con la secretaria y le ofrecieran esa salida alternativa. Era una cuestión de ahorrarnos el tiempo de volver a montar el cordón. Esa es la razón de por qué se le ofrece esa salida alternativa", ha comentado.

Trapero ha cifrado en casi 300 los agentes 'antidisturbios' de la Brimo y de Arro movilizados en Barcelona el 20-S, llegando las dos primeras unidades a la Consellería en torno a las nueve de la mañana. Vox también le ha preguntado por los incidentes en el registro de la sede de la CUP y por un informe de agosto de 2017 por el que se dio protección a líderes independentistas.

Sobre esta cuestión, ha dicho que fue el conseller quien le habló de este tema. Se dio protección a dos, ha comentado Trapero, justificando que la decisión se adopta al constatar que habían recibido amenazas. El mayor no ha desvelado los nombres de estas personas, aunque Vox ha preguntado por Marta Rovira, Marta Pascal o el propio Jordi Sánchez.

"Nunca tuvimos intención de facilitar el referéndum"

Trapero ha afirmado que el dispositivo de la policía autonómica puesto en marcha de cara al 1 de octubre no tenía "ninguna intención de facilitar el referéndum". (La Fiscalía acusará a Trapero y los rebeldes de rebelión)

"¿El dispositivo tenía como objetivo facilitar o impedir el referéndum del 1 de octubre?", ha preguntado directamente el abogado de la acusación popular que ejerce Vox, Javier Ortega Smith. "Por supuesto ninguna intención de facilitar el referéndum y evitarlo venía dado por las órdenes judiciales", ha respondido Trapero, que ha declarado en calidad de testigo en el juicio.

El todavía mayor de los Mossos no está acusado en este procedimiento en el Tribunal Supremo, sino que lo está por el delito de rebelión en la Audiencia Nacional por la actuación de la policía autonómica en el denominado 'procés'. En ese juicio, cuya fecha todavía está pendiente de señalamiento, la Fiscalía pide para él 11 años de prisión.

El dispositivo Ágora

Ortega Smith ha hecho la mencionada pregunta a Trapero dentro de un bloque de preguntas sobre el dispositivo policial llamado Ágora, del cual el mayor ha explicado que era proporcionar "seguridad ante unos momentos en que Cataluña está en un momento de conflictividad, de movimientos sociales que apuntan en una dirección, otros que apuntan en otra".

Según su versión, este plan se activó a principios de septiembre y no tenía "nada que ver" con las órdenes judiciales y de la Fiscalía que se estaban emitiendo en aquellos días de cara a la convocatoria de referéndum.

El mando de los Mossos ha recalcado que la intención del dispositivo era "cubrir las necesidades de protección" en dependencias de la Generalitat, de instituciones del Estado y también judiciales.

Sobre los informes de inteligencia que redactaron los Mossos en septiembre en los que se advertía de situaciones de violencia el 1-O, Trapero ha dicho que él no los redactó, pero les ha dado toda la credibilidad, añadiendo que si así lo manifestaban era porque ese era "un escenario posible, algo que podía suceder".

Facebook Twitter
Deja tu Comentario