-->

La crisis del coronavirus y el PNV pueden propiciar la dimisión de Pedro Sánchez y nuevas elecciones

  • Política
  • 29-03-2020 | 08:03
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

El Partido Nacionalista Vasco coincide con las críticas del Partido Popular ante la mala gestión de la crisis del coronavirus.


Desorganización, desgobierno... descontrol. Esta es la sensación que, para muchos, está dando el Ejecutivo de Pedro Sánchez ante la pandemia del coronavirus, que ha afectado a España de una forma imprevisible.

"La gestión es nefasta" ha afirmado rotundamente el PNV de Íñigo Urkullu, que desde el primer momento se ha mostrado en desacuerdo con las políticas del socialista en esta crisis sanitaria.


Tanto es así, que el lehendakari decidió adelantarse a las medidas del Ejecutivo central, y comenzar con las restricciones a la ciudadanía para frenar el coronavirus antes de que el Ejecutivo de Moncloa tomara una decisión al respecto.

Adelantamiento que no perdona Urkullu, que ya informó a Sánchez en las primeras videoconferencias de que el PNV creía que su Ejecutivo no estaba a la altura de la situación. 


Opinión que comparte el PNV con el Partido Popular, llegando a afirmar que el primer error del Gobierno fue centralizar las decisiones en Sanidad, despojando a los consejeros autonómicos de sus poderes para tomar decisiones sanitarias, y dejando a los servicios médicos a expensas de las decisiones de Salvador Illa, que llegan tarde y defectosas, como en el caso de los test chinos defectuosos.

"Pero no es el momento de discutir" afirmó Urkullu en una videoconferencia con el Presidente, celebrada la semana pasada.



Decisiones políticas, después de la crisis

Esta división del PNV del Ejecutivo de Pedro Sánchez hace peligrar el Ejecutivo del socialista, que tendría que mantenerse en el poder hasta 2024, pero que necesita el apoyo vasco para mantenerse a flote.

Y es que la postura del PNV, con un molesto Urkullu al mando, es esencial para aprobar las cuentas del Estado, entre otras varias cuestiones.

Situación que preocupa, y mucho, en Ferraz: "El PNV no quiere abrazarse a Sánchez" reconocen fuentes del PSOE.

"Está bien gobernar, pero si puedes" confiesan fuentes socialistas a Vozpopuli; voces que podrían apoyar unas elecciones anticipadas después de la crisis sanitaria que se está viviendo actualmente.

Ante esta corriente crítica de Ferraz, Pedro Sánchez ha blindado su Ejecutivo, y busca, de forma casi imperceptible, el apoyo de otros partidos en un futuro, como es el caso del Partido Popular, aunque de momento cuenta con el rotundo 'No' de Pablo Casado. (Éste es el nuevo estado de alarma que ha decretado Sánchez: ¿Quién no podrá trabajar desde el lunes?)

Situación que preocupa, y mucho, a los de Podemos, que ya comenzaron una campaña de apoyo la semana pasada a través de las redes sociales, en busca de una lealtad socialista a los morados que está tardando demasiado en llegar, pese a las palabras tranquilizadoras de Sánchez.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario