La confesión de cama de Emma García deja boquiabierto a medio Telecinco

  • Famosos
  • 20-10-2020 | 07:10
  • Escribe: Redacción

Emma García ha desvelado cómo conoció a su marido, Aitor Senar, con el que lleva casada desde el año 2000


Emma García lleva 20 años de matrimonio feliz con Aitor Senar. La presentadora de 'Viva la vida', que se ha convertido en una imprescindible de Mediaset en los últimos años, desvelaba este pasado fin de semana un detalle personal que no pasó desapercibido.

Tras anunciar el compromiso de Asraf Beno e Isa Pantoja, que se casarán próximamente después de que el modelo pidiera la mano a la hija de Isabel Pantoja la semana pasada, los colaboradores comenzaron a hablar sobre las peticiones de matrimonio y Emma se atrevió a dar dos exclusivas a la vez (y gratis).


Esto sí que es 'fuerte': Kiko Rivera estudia una oferta millonaria de Telecinco

La naturalidad es una de las señas de identidad de la presentadora, que volvió a dejar claro que no tiene reparos en contar según qué cosas. En esta ocasión, se mojó y desveló cómo se comprometieron ella y su marido.


La presentadora explicó que fue una situación normal y corriente, una "conversación de cariño". Lo más llamativo es que se produjo en la cama.

Emma se declaró en la cama

Emma no desveló si fue después de tener relaciones sexuales, pero lo dio a entender. Al parecer, además, fue ella quien decidió dar el paso de proponérselo a su hoy esposo: "¿Nos casamos?". La respuesta fue que sí.



"Fue muy poco romántico", añadió después. Sin embargo, no hay nada más romántico que seguir enamorados y siendo todo el uno para el otro después de tantos años. A veces, el romanticismo está sobrevalorado y vale de poco si no es duradero.

Jorge Javier Vázquez miente: ¿Por qué está dolido realmente con Teresa Campos?

En el caso de Emma, forman un matrimonio feliz y bien avenido desde hace dos décadas. Han formado juntos una familia, ya que comparten una hija adolescente, y forman un gran equipo.

Todos en Telecinco quedaron asombrados por la naturalidad con la que Emma contó esta historia, demostrando por enésima vez que no le importa dar pequeños detalles de su vida siempre y cuando nadie la incordie.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario