La complicada relación de Ayuso con su padre: Leonardo falleció en 2014

  • Política
  • 16-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
La presidenta de la Comunidad de Madrid todavía tiene esa espina clavada en su corazón


Isabel Díaz Ayuso es una de las personalidades políticas más importantes de los últimos años. Su meteórico ascenso a la cumbre de la política autonómica madrileña ha provocado que muchos se pregunten de dónde proviene realmente una de las mujeres fuertes del Partido Popular, que hasta hace poco era, prácticamente, una desconocida.

Uno de los aspectos que no se conocían hasta ahora de la vida personal de Isabel Díaz Ayuso era la relación con sus padres. Sí se había logrado obtener información de sus relaciones sentimentales, gracias a la que se supo que la presidenta de la Comunidad de Madrid se casó hace muchos años y tramitó el divorcio de su entonces marido. Mantuvo una relación con Jario Alonso durante cuatros años, que acabó por romperse. Actualmente, Ayuso parece haber encontrado la felicidad en Alberto, un técnico sanitario.



La infancia de Isabel Díaz Ayuso, sin embargo, no ha sido fácil. A pesar de que sus primeros años transcurrieron con tranquilidad, la relación con su padre comenzó a complicarse con la llegada de la adolescencia. El viaje de Isabel Díaz Ayuso a Ecuador marcó un antes y un después: desde el momento de su regreso a la capital de España, Ayuso se marchó a un piso compartido en Chamberí, alejándose de su familia y de la complicada relación que había mantenido con su padre durante tantos años.

A pesar de este alejamiento de su padre y la pérdida de fluidez en el trato con su hermano, la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid no dejó de cuidar de su madre durante el tiempo que estuvo fuera de casa. Asimismo, la relación con su padre terminó de enfriarse hasta que su salud comenzó a complicarse gravemente.



Leonardo falleció en el año 2014, mucho antes de que Isabel Díaz Ayuso fuera la carismática líder que es hoy por hoy. Con 65 años, el padre de Isabel Díaz Ayuso cayó enfermo por una depresión y los efectos de la demencia senil, que dejaron en un paupérrimo estado al padre de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid. Además, el propio Leonardo intentó salvar sus negocios de venta de artículos médicos y ortopédicos, pero las insostenibles deudas que había contraído hicieron imposible esta tarea. El padre de Díaz Ayuso fue incapaz de hacer frente a un abultado préstamo de 400.000 euros que había solicitado a AvalMadrid, lo que desembocó en el embargo de casi todos sus bienes y propiedades. 

En esta situación extrema, los padres de Tomás e Isabel Díaz Ayuso pudieron conservar su domicilio en Madrid y otra en el pueblo abulense de Sotillo de la Adrada, gracias a que fueron traspasadas y puestas a nombre de los dos hermanos, evitando así que el embargo por las deudas de Leonardo afectaran a más propiedades de la familia de la presidenta de la Comunidad de Madrid.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario