La brutal rajada del Sindicato de Policías: "Hubo rebelión, alzamiento, violencia y acoso"

  • Cataluña
  • 12-06-2019 | 11:06
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Mónica Gracia denuncia que existe una estrategia para "desacreditar" a la Policía, algo que vislumbra tanto en las numerosas denuncias judiciales en tribunales catalanes contra los agentes que actuaron el 1-O


El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ve acreditado que los líderes del 'procés' independentista juzgados en el Tribunal Supremo incurrieron en un "ejercicio evidente de rebelión con episodios de alzamiento, violencia, acoso y persecución" contra quienes se opusieran a su estrategia, entre ellos las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para quien reclama un mayor respaldo tanto en Cataluña como el País Vasco.

Así lo ha defendido la secretaria general del SUP, Mónica Gracia, en una entrevista con Europa Press a una semana de que se celebren las elecciones en las que este 19 de junio se renuevan los vocales del Consejo de la Policía Nacional. El SUP es desde la constitución de este órgano de interlocución entre los agentes y la Dirección General el sindicato con más representación. (Puigdemont se libra de pagar los costes del despliegue policial del 1-O)


En el repaso a los temas de actualidad, Mónica Gracia, candidata por la escala de Subinspección, hace un balance positivo del juicio en el Supremo a los líderes del 'procés' porque entiende que hay un "evidente respaldo a la labor policial desarrollada el 1-O en auxilio de jueces y fiscales para impedir un referéndum ilegal".

"Se está constatando que lo ocurrido entonces no fue un episodio menor, anecdótico, sino un ejercicio evidente de rebelión con episodios de alzamiento, violencia, acoso y persecución de quienes se opusieran a esa estrategia de desbordamiento constitucional", ha defendido. (El referéndum de las sonrisas: ¡¡33 de los 101 policías heridos fueron agredidos!)


Mónica Gracia denuncia que existe una estrategia para "desacreditar" a la Policía, algo que vislumbra tanto en las numerosas denuncias judiciales en tribunales catalanes contra los agentes que actuaron el 1-O --"con decenas y decenas de archivos"-- como en la conocida como 'ley de abusos policiales' aprobada por el Parlamento vasco que, en su opinión, lo que busca en última instancia es "blanquear décadas del terrorismo de ETA".

"Los Mossos siguen bajo sospecha"

En el primer caso, el SUP muestra su máxima preocupación. "Llevamos mucho tiempo diciendo que hace falta un plan integral para Cataluña que comience con mejoras en el complemento de territorialidad y otras retribuciones complementarias. Además, hay una campaña nacionalista que busca la salida de la Policía Nacional de Cataluña y eso exige más medios, instalaciones, apoyo institucional y reformas legales para no debilitar nuestras competencias exclusivas".



"Es de capital importancia para nuestro país garantizar la defensa de los intereses del Estado", ha señalado Mónica Gracia en referencia a las regiones con mayor implantación independentista ante la preocupación de que de que proliferen "situaciones de exclusión institucional". Como ejemplos cita situaciones como la vivida tras el atentado yihadista de Barcelona en agosto de 2017 o la falta de colaboración durante el referéndum del 1-O. (Más de 500 policías nacionales en Cataluña han solicitado el traslado)

La relación con los Mossos d'Esquadra ha quedado, según advierte, "muy tocada como consecuencia del sesgo político que prevalece en la mayoría de sus órganos de gobierno". Mónica Gracia se refiere a los últimos relevos con el nombramiento de Eduard Sallent como jefe de la policía catalana: "Todo el mundo tiene claro que obedece a la conveniencia política del Gobierno de la Generalitat; los Mossos, como se ha visto en el juicio que se sigue en el Tribunal Supremo, siguen bajo sospecha".

En el SUP defienden que las policías autonómicas sean cuerpos policiales integrales al servicio de la seguridad del Estado, "sin matices ni ambages". "Cuando la política entra en la vida diaria de un Cuerpo policial, es una mala señal", ha comentado Mónica Gracia, que mantiene esta misma opinión al ser preguntada por los escándalos de policías nacionales como el comisario José Manuel Villarejo. (El sinvergüenza de Torra llama "miserables" a Policía Nacional y Guardia Civil por su actuación el 1-O)

VILLAREJO Y "LOS CASOS INDIVIDUALES"

La secretaria general del SUP "niega la mayor" al ser preguntada por la conocida como 'policía política'. "Aquí sólo hay una Policía y es la de la sociedad, la que defiende a los ciudadanos y protege sus derechos constitucionales", señala.

"Sí han existido casos individuales", continúa, "relevantes por los niveles de responsabilidad que ostentaban, que han protagonizado actuaciones deplorables; pero que ni siquiera llegan a ser una minoría, ni representan al conjunto del Cuerpo, por lo que no se puede juzgar a 65.000 funcionarios por los comportamientos de esas actuaciones tan localizadas".

En este sentido, Gracia defiende los mecanismos propios para detectar malas conductas, poniendo de relevancia que es la Unidad de Asuntos Internos la que está sirviendo a la Justicia para esclarecer cualquier vestigio de delito que pudiera haberse producido en lo relativo al 'caso Villarejo'. (¡¡Vamos a contar mentiras en el Supremo, tralará!! "¿Acoso a los policías? Sólo les acompañábamos")

LA RELACIÓN CON JUSAPOL

La líder del SUP asegura que sus sensaciones son positivas con vistas a las elecciones sindicales del 19 de junio, donde se espera la irrupción de Jupol, la marca de la asociación Jusapol, que aglutina a policías y guardias civiles descontentos con el acuerdo de equiparación salarial firmado en marzo de 2018 con el Ministerio del Interior.

"Jusapol y su filial en la Policía nacieron jurando que jamás serían un sindicato y que sus dirigentes no se liberarían. Estamos seguros de que no va a ser así y que toda esta campaña de presión sólo tenía un objetivo: desalojar a los demás para colocarse ellos. Sólo esperamos que se les juzgue con la misma dureza que ellos han exigido para el resto de sindicatos", argumenta Mónica Gracia.

La dirigente sindical cree que se están cumpliendo los plazos del acuerdo de equiparación firmado a tres años (2018-2020). "Hemos logrado el mejor acuerdo salarial de la historia del Cuerpo y del conjunto de la Función Pública, con un aumento medio en la nómina que ronda los 380 euros mensuales y que el año que viene llegará a los 561 euros brutos", expone antes de reconocer que hubo algún "incidente" con el informe de la consultora exterior y que aún quedan pendientes otras medidas como la Ley de Retribuciones. (¡¡La Policía Nacional acusa a los Mossos de trasladar las urnas del 1-O!!)

Mónica Gracia también reconoce "tensiones puntuales" con el director de la Policía, Francisco Pardo, tras su participación en la manifestación de Colón junto a PP, Cs y Vox en defensa de la unidad de España y en contra de la política del Gobierno de Pedro Sánchez. En este sentido, es partidaria de que haya continuidad en la nueva legislatura de la estructura de mando elegida tras la llegada del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

"La parte ministerial depende de otros elementos que a nosotros se nos escapan. Nuestra valoración del ministro es positiva, pero sí insistimos en la necesidad de una interlocución más directa con las organizaciones sindicales, mayor implicación y agilidad en afrontar todo lo que afecte a nuestro colectivo, ya que sin esa actitud, la posibilidad de sacar adelante proyectos aún pendientes que benefician a todos los policías nacionales se verá mermada sustancialmente. No sólo pedimos diálogo, pedimos intervención y pasar a los hechos", concluye Mónica Gracia.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario