Kiko Hernández tira de la manta: Belén Esteban tiene miedo de que Miguel Marcos hable

  • Famosos
  • 15-04-2022 | 07:04
  • Escribe: Laura Abad
La infidelidad del novio de Rocío Flores, le ha hecho recordar a Belén la de Miguel. ¿Le perdonó solo por amor o por miedo a que hablara?


"Mi relación está bien, mi novio no es una persona pública, no voy a hablar de él" ha declarado Rocío Flores. Estas palabras no sentaron nada bien, ni a sus compañeros de plató ni a Kiko Hernández. Según Kiko hay una razón de peso por la que Rocío Flores no quiere hablar de su novio.

"En cuanto llaman a Manuel para venir aquí se viene corriendo, le gusta más la tele que al tonto un lápiz", ha dicho Kiko Hernández. "Manuel le ha dicho a Rocío que como lo deje lo va a contar todo y también incluye a su familia. Han salido dos chicas asegurando que han estado con Manuel, lo normal es una separación. Rocío no lo deja por miedo", se ha reafirmado Kiko.



Laura Gutierrez no quiso perder la oportunidad para echar leña al fuego y entró en directo a 'Sálvame'. "El beso entre Manuel y Rocío es para aparentar de cara a la galería, sabía que ellos iban a actuar como si no hubiera pasado nada. Lo veo normal, cuando ves que todo es cierto, lo mejor es no contestar. ¿Qué vas a decir que todo es mentira?".

Belén Esteban antes de la emisión de la docuserie defendía a Rocío Flores, ahora ha cambiado de opinión. No entiende cómo Rocío Flores ha podido volver con su novio y perdonarle la infidelidad. Tanto Belén, como Kiko Hernández tienen una memoria selectiva. ¿Por qué perdonó la infidelidad de Miguel Marcos, marido de Belén? ¿Podría ser que Belén Esteban tuviese miedo que Miguel hablara y contara cositas?



Belén Esteban no es la más indicada para hablar

La historia de amor de Miguel y Belén no ha sido una maravilla como pudiera parecer. La relación tuvo una crisis en 2015 por una infidelidad por parte de Miguel. Engañó a Belén con una compañera de trabajo, con la que se habría visto durante la estancia de la de Paracuellos en Gran Hermano VIP.

En aquel momento, Belén reconoció en varias ocasiones que se sentía "traicionada y humillada", y decidió cortar con la relación. "Estoy enamorada de él. Creo que es el hombre de mi vida" admitió . Y, pese a que tenía muchos sentimientos hacía su chico, entendía que "su relación es imposible por el desliz" confirmó.



Ya se sabe que segundas partes nunca fueron buenas, pero de momento están consiguiendo hacer malo este dicho. La pareja, desde entonces, no se ha separado ni un solo día. Hace dos años y medio sellaron su amor con una boda muy romántica. 

La diferencia entre una infidelidad y la otra es la docuserie. Si tiene que estar a favor de Rocío Carrasco, no puede entender a Rocío Flores. Cuantas cosas han cambiado con el "docudrama".



Facebook Twitter

Deja tu Comentario