Justicia a la carta: Puigdemont quiere 'decidir' la composición del Tribunal Constitucional

  • Cataluña
  • 03-12-2021 | 12:12
  • Escribe: Celeste De Sebastián
El ex president independentista asegura acusa a los magistrados de vínculos partidistas con el PP, y niega su imparcialidad.


Carles Puigdemont sigue buscando la manera de hacer prevalecer sus intereses, más personales que independentistas, en los Tribunales, tanto a nivel nacional como internacional. Una obsesión que se ha convertido en su casi única ocupación en las últimas semanas, después de su detención en Cerdeña.

Así pues, después de que el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) rechazara devolverle su inmunidad europarlamentaria, ahora el fugado de Waterloo parece decidido a alterar la Justicia española.



El juez Llarena, responsable principal de que la orden de detención contra Puigdemont y los suyos siga vigente en España, se convertía hace unos días en la primera 'víctima' del ex president, quien exigió que se apartara al magistrado del Tribunal Supremo de la causa del 'procés', acusándole de no ser "imparcial" en la "instrucción de la causa" contra los independentistas.

Ada Colau, entre la espada y la pared por la última acción ilegal de los fanáticos de ANC 



Estrategia que ahora ha vuelto a repetir en el Tribunal Constitucional (TC), exigiendo el independentista, a través de su abogado, que los magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel sean apartados del proceso de sus recursos de amparo, vinculados al procés, asegurando que ambos magistrados tienen una "estrecha relación" con el PP, ya que fueron designados en sus puestos dentro del TC a propuesta del partido de Pablo Casado.

Niega la imparcialidad de los magistrados

Así pues, en un escrito al que ha tenido acceso el diario La Razón, Gonzalo Boye ha argumentado que ambos magistados han sido elegidos para sus puestos en el TC "a propuesta de una formación política cuyo presidente ha manifestado un interés notorio en el encarcelamiento" de Carles Puigdemont, Toni Comín, Clara Ponsatí y Lluís Puig.



Una supuesta vinculación de Arnaldo y Espejel con el PP que la defensa de Puigdemont considera que hace "imposible" que los magistrados puedan tener "apariencia alguna de imparcialidad" con respecto a los independentistas.

Una imparcialidad que ponen aún más en tela de juicio en el caso de Arnaldo, criticando que el magistrado del Constitucional tiene una "relación de amistad íntima" con los magistrados del Supremo Marchena y Antonio del Moral, integrantes del tribunal del juicio del procés, así como con el ex fiscal general del Estado, José Manuel Maza, quien interpuso la querella contra los líderes del procés independentista.



La gran farsa del independentismo: odian a España pero se ponen ciegos a tapas entre 'olés' en Granada 

Del mismo modo, los secesionistas acusan a Espejel de haber avalado el delito de sedición en la causa judicial contra los independentistas, respondiendo de forma constante a los intereses del PP, quien "puso en marcha la persecución política contra los recusantes". 

Críticas de Puigdemont que también señalan al presidente del tribunal, Pedro González-Trevijano, debido a su "relación de amistado" con Arnaldo, y que demuestran, no sólo el temor del ex president fugado a ser sometido a la Justicia española, sino también su interés en manipular los tribunales españoles, de la misma manera que ha intentado manipular la justicia internacional europea en favor de sus intereses.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario